La banda cordobesa publicó un single que marcó su vuelta a la actividad después de las licencias que Brenda Martin y Lula Bertoldi se tomaron por maternidad. El 3 de octubre van a debutar en el Luna Park y ya tienen planes para el 2016.

Eruca Sativa no quiere perder el contacto con sus seguidores. El parate de este año después de la maternidad de Lula Bertoldi y de Brenda Martin (tuvieron hijos con pocas semanas de diferencia) ya está quedando atrás. Los cordobeses acaban de lanzar un single –Nada Salvaje– y ya están pensando en el 3 de octubre, fecha en la que se van a presentar por primera vez en el Luna Park. Su debut en el mítico estadio va a marcar el regreso de la banda tras el lanzamiento y la promoción de Huellas Digitales, el celebrado álbum en vivo que grabaron el año pasado durante sus shows en el Teatro Ópera. Previo a una conferencia de prensa que ofrecieron en el Espacio Monteviejo de Palermo, Billboard tuvo la oportunidad de dialogar en exclusiva con Lula Bertoldi [guitarra y voz], Brenda Martin [bajo y voz] y Gabriel Pedernera [batería], respecto de los futuros proyectos. 

¿Tenían premeditado este regreso tan rápido? 

Lula Bertoldi: En el staff de la banda somos todos muy amigos, así que dijimos que íbamos a volver cuando todos sintiéramos ganas. Y fue muy loco porque no aguantamos más estar sin tocar. Nadie se esperaba que volviéramos tan rápido. Otro motivo fue que una vez subimos una foto a nuestro Facebook con Brenda [Martin], Emilia [hija de Brenda] y yo con la panza, para que todos los que nos siguen lo pudieran ver. Tuvo como 20 mil “me gusta”. Para nosotros fue un shock, porque estábamos mostrando algo muy íntimo. La gente estaba esperando alguna novedad. No sería muy amable de nuestra parte no tenerlos al día de todo lo que está sucediendo… imaginate que nos tiraban ropa de bebé al escenario.

¿Cuándo van a empezar a grabar el próximo disco?

LB: En el verano. Vamos a tratar de editarlo en marzo o abril del año que viene. 

¿Nada Salvaje va a ser uno de los cortes?

LB: No lo sabemos. Lo vamos a decidir más adelante. Queremos dejarlo reposar, porque nos gusta la idea de sacar un single sin necesidad de que sea parte de un disco. Nunca lo habíamos hecho. 

¿Cómo fue grabado el tema? 

LB: Fue súper distinto a lo que veníamos haciendo. Antes los discos los componíamos en quince días. En este caso fue muy distinto. Estuvimos componiendo un montón antes de que naciera Emilia. Dejamos grabados uno o dos temas para publicarlos en este intervalo. Íbamos a lanzar el disco pero al final preferimos esperar, porque queríamos hacer una producción más grande. Tuvimos la suerte de encontrarnos con Adrián Sosa, que labura mucho con Gustavo Santaolalla. Él se contactó con nosotros hace muchísimo. Al principio no sabíamos quién era, después no dimos cuenta de que era un capo total. Fue muy loco producir a la distancia con él. Es la primera persona que labura de productor con nosotros. El resultado fue totalmente renovador. Teníamos ganas de marcar un paso.

¿El nuevo disco también lo van a trabajar con él?

LB: No terminamos de decidirlo, pero quedamos muy conformes con su forma de trabajar. 

Gabriel Pedernera: Fue una forma distinta, porque él viene al foco de la composición. Nosotros terminamos nuestra parte y le pasamos la pelota.

Brenda Martin: Lo que volvió fue una sorpresa total. Los cambios drásticos fueron a nivel estructura. Él tomó la canción, la procesó en la compu y nos la devolvió. Trabajó sobre la armonía. 

GP: Lo bueno de trabajar con gente talentosa es que agarran las canciones con una frialdad que nosotros no podemos tener, porque es nuestra. Un tipo que ve desde afuera lo que estás haciendo. 

¿Nada Salvaje es un indicio del sonido del próximo disco?

BM: Uno no se puede guiar por un tema. Cuando hicimos Huellas Digitales, algunos nos preguntaban si íbamos a seguir por ese lado. Abrimos una puerta y seguramente sigamos explorando por ahí, pero que un tema se parezca a otro para nosotros es catastrófico.

LB: Nos gusta que haya amor y odio con los temas. Si no generáramos nada, sentiríamos que pasó desapercibido. El tema generó ruido. Hubo gente que le encantó y gente que lo odió. Hasta fans más ortodoxos.

¿Y cómo recibieron esos fans a Huellas Digitales, que es el álbum más distinto de la banda?

GP: En general creo que gustó. A nosotros nos encanta y eso es lo más importante. Es polémico lo que pasó, porque eso no es Eruca. Para nosotros fue un desafío tocarlo, que la gente lo reciba y grabar todo. Después hicimos una gira y la mayoría de los shows fueron increíbles.

Foto: Gigriders