Mientras prepara un nuevo álbum, la compositora habla sobre su participación en "Despacito" y escribir para José Luis Rodríguez, "El Puma", y Jenni Rivera.

La cantante y compositora ganadora del Grammy Latino, Erika Ender, se encuentra en constante movimiento en la industria de la música y es una gran cómplice a la hora de compartir y crear éxitos junto a grandes artistas latinos.

En este tiempo compuso la canción “Agradecido” junto a José Luis Rodríguez, “El Puma”, y cosechó un nuevo éxito con el single “Aparentemente bien”, escrita junto a Alejandro Lerner, que es el nuevo sencillo inédito de la Jenni Rivera.

Erika nació en Panamá y en 1998 se mudó a Miami para ir tras su gran sueño musical. Hasta el día de hoy, sus canciones fueron incluidas en más de 16 álbumes y al menos unas 40 llegaron a la cima de diferentes listas alrededor del mundo. Además es la primera compositora en español en obtener el puesto N°1 del Billboard Hot 100 como co-escritora de “Despacito” junto a Luis Fonsi; canción que rompió todos los récords de streaming (1900 millones de reproducciones en Spotify y 6400 millones de visitas en YouTube). También muy pronto lanzará su nuevo material discográfico.

Tenías 9 años cuando empezaste a componer, ¿qué fue lo primero que compusiste? 

– La primera canción que compuse se llama “Me voy de viaje”, fue durante unas vacaciones en Brasil y contaba lo que me iba pasando.

A los 16 años ganaste un concurso de poesía por lo que, claramente, la compositora te brotaba por todos lados no solo por esto sino porque la música siempre estuvo presente en tu casa natal.

– Resulta ser que si bien mis padres son médicos, en mi casa eran amantes de la música. Mi padre soñaba con ser músico y mi madre es hija de una cantante de opereta, entonces siempre escuchábamos música muy variada, por eso hoy puedo saltar de un género a otro o de un idioma a otro, sin que eso me resulte difícil. Además, recuerdo que cuando era chica me sentaba con las tapas de los discos leyendo la letra chica de los créditos y le preguntaba a mi papá acerca de quién era, por ejemplo, Armando Manzanero; y me explicaba quienes eran y aprendí también que los compositores hacían que el artista pueda cantar, entonces yo iba aprendiendo sobre los roles de la industria. Era una mezcla musical tan hermosa la que escuchábamos en casa, que hoy la mujer le debe a la niña todo lo que aprendió en ese entonces.

En 1998 te mudaste a Estados Unidos, la cuna de la industria musical, imagino que eso fue una bisagra en tu carrera.

– En el año ´98 decidí cumplir lo que en 1989 tenía en la cabecita; ya que cuando vi a Emilio y Gloria Estefan con “Conga” le decía a mi mamá: “Mami, yo también quiero que mis canciones las cante el mundo” y tenía conciencia de que en mi país no había una industria para que yo pudiera crecer. Cuando llegué a Estados Unidos, pensaba que me iba a comer el mundo pero me encontré con una pared gigantesca porque no habían mujeres compositoras marcando pauta y yo era como una cucaracha en el medio de un país de gallinas. En ese entonces era muy jovencita y tenía grandes sueños y me iba a diario con todos mis demos y me tomó 8 meses lograr quedarme en este país, hasta que logré llegar a Chayanne con “Candela”. No es tan fácil como se ve.

Un día dijiste: “voy a firmar un cheque al portador”, ¿hoy, se lo firmarías a alguien?

– A mí me afectan profundamente todos los problemas del mundo. Si yo tuviera un cheque lleno de amor y buena voluntad, lo entregaría sin pensarlo porque creo que si todos fuéramos resalmente idealistas, el mundo sería diferente.

Existe la versión balada de “Despacito” y eso significa que tus canciones pueden tomar muchas formas, ¿qué pensás acerca de la versatilidad de tus canciones y, puntualmente, sobre este sencillo?

– Yo, lo que hice, fue grabar “Despacito” en mi disco “Tatuajes”, grabarlo en versión acústica porque la gente me lo pedía. Y a la gente le encantó y, a partir de ahí, me llamó Roberto Carlos para cantarla conmigo de una forma más romántica. Cuando escribo una canción trato de enfocarme en construir una historia que conecte con el corazón, pero una buena canción es una buena canción hasta “a capella”.

Recientemente acompañaste al “Puma” José Luis Rodríguez en su regreso, con la canción “Agradecido” y también hace muy poco fue lanzado el tema inédito de Jenni Rivera “Aparentemente bien”, ¿te sentís feliz con estos acontecimientos musicales?

– Hay una serie de cosas maravillosas que han estado pasando desde el éxito de “Despacito” y nunca, por supuesto, me puedo olvidar de lo que me sucedió antes con la música latina, que es mi raíz. Fue un milagro que apareciera la canción de Jenni Rivera, que es alguien que ya no está y que regresa a la tierra con su voz en una canción que compusimos junto a mi gran colega argentino Alejandro Lerner. Y luego está lo del “Puma”, que me convoca para escribir “Agradecido” para agradecerle a la vida por haber vuelto y poder estar otra vez en los escenarios, con su familia y con poder respirar. Todo esto, para mí, significa mucho.