La performance del cantante, que tuve un setlist de solo diez canciones, no había dejado satisfecho al público.

El intérprete de Subeme la radio tuvo que pedir perdón por su actuación a la mitad de un show en la ciudad española de Santander. Enrique Iglesias había tardado media hora en salir a cantar y después de diez canciones abandonó abruptamente el escenario, sin saludar. La acción provocó el descontento de gran de parte de los 30.000 espectadores.

Iglesias se había mostrado distraído durante el show, y en un momento sacó una botella de alcohol y ofreció tragos a los músicos, mientras él bebía. Luego del recital sus fanáticos se expresaron en la redes sociales, tanto en contra como a favor del hijo de Julio Iglesias.