La artista aterriza en el país para protagonizar el mítico cierre del festival en Palacio Alsina el sábado 10 de septiembre, presentándose por primera vez en el país con su nuevo seudónimo, “NITTA”.

De recorrer los clubes europeos más importantes del circuito underground, la dj, productora, curadora, y multifacética artista “Dinamite”, o también llamada “NITTA”, llega a la Argentina para cerrar la cuarta edición del festival Mutek. Tendrá lugar del 7 al 10 de septiembre en el Centro Cultural Artlab, el Planetario, y el cierre será en el Palacio Alsina.

La artista nació en Madrid, España, pero fue en Berlín que consolidó su carrera, ciudad donde absorbió de inmediato los códigos de un sonido con nombre propio que hasta el día de hoy están latentes en su música. Actualmente es residente del mítico club Tresor, epicentro de la cultura Techno mundial y en el mismo espacio dirige el ciclo New faces, una plataforma de lanzamiento para los nuevos talentos de todo el mundo que busca ampliar la gran familia del Techno.

Portadora de un gran espíritu emprendedor y una versatilidad artística sin fronteras, la artista española está en constante búsqueda y exploración de nuevos sonidos.

Ya llamándote artísticamente «Dinamite», ¿por qué la elección del segundo seudónimo NITTA?

Antes del seudónimo surge el proyecto en sí y su proceso creativo. Al ser el sonido de “NITTA” diferente al de “Dinamite”, decidí darle su propio protagonismo y así poder profundizar más en él. Creo que no fue planeado, simplemente surgió.

¿Cuándo y por qué decidiste dedicarte a la música electrónica?

En algún momento entre 2005 y 2007. No sabría decirte con certeza un momento en concreto, ya que las cosas se fueron dando naturalmente. Uno a veces le dedica más tiempo a algo que le gusta, que al principio puede empezar como un hobby, pero poco a poco se va a convirtiendo en una forma de vida.

Mi decisión de dedicarme a la música nace de que encontré lo que quiero hacer en la vida. Supongo que cuando encuentra su verdadera pasión, como lo es para mí la electrónica, es inevitable no hacer algo al respecto.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en la escena madrileña?

Mis primeros pasos fueron frecuentando los clubes de culto como Siroco y en Stardust donde fui residente unos años.

Llegaste a consolidar tu carrera en Berlín, capital mundial y cuna del techno, ¿cómo influyó su cultura musical en tu formación como artista?

Sin duda Berlín es una ciudad inspiradora para cualquier artista. Para mí fue un antes y un después, tanto a nivel musical como personal. El hecho de que cuente con las condiciones indispensables para escuchar techno: sonido, espacio y público, la interacción con otros artistas de cualquier disciplina, y la historia que lleva a sus espaldas esta ciudad, hacen que estés en constante aprendizaje y evolución.

¿Cómo describirías la personalidad de tu música?

Independientemente del estilo, yo creo en mi música que hay un dos matices en común: Contundencia y Oscuridad.

Además de ser DJ también sos productora, ¿cómo es tu proceso creativo al momento de producir?

Siempre parto de una idea o inspiración y luego creo un boceto al que le voy dando forma. Supongo que como cualquier otro artista. Desde el punto de vista técnico, suelo grabar las ideas con mi sintetizador en momentos de inspiración y más adelante hago la post producción hasta llegar a lo que sería el arte final o tema.

Viviste en la ciudad de Buenos Aires en los años 2000 y 2001, ¿cómo fue tu vínculo con la escena electrónica local?

La verdad es que fue llegar y dar con la gente adecuada. Sin buscarlo me vi en el centro de todo lo que estaba pasando en aquel momento en la escena electrónica de Buenos Aires: Pacha, Big One, Club 69, Bahrein… Aquellos maravillosos años…

Recientemente lanzaste tu sello Onna Bushi Records, ¿cuáles son tus deseos para este nuevo proyecto?

Deseo que continúe igual de bien que como comenzó y que me permita seguir impulsando el sonido techno con la misma pasión de siempre. La siguiente referencia está en camino y ¡va a ser una bomba!