La tercera jornada del Lollapalooza Argentina que se canceló tenía en su programación al primer show oficial de Emma como solista en casi siete años, con lo cual la noche del jueves tuvo sabor a revancha.

“¿En dónde estuvieron en todos estos nueve o diez años?”, se pregunta Emmanuel Horvilleur como para sí mismo. Alucinado ante su propia convocatoria, Horvilleur exagera un poco los tiempos: su último show como solista había sido a mediados de 2011, algunos meses antes de que se iniciara la gran vuelta de Illya Kuryaki and the Valderramas.

El público agotó desde temprano los tickets −gratuitos− para acceder al auditorio mayor de la Usina del Arte. Ahí mismo, Horvilleur programó el ciclo CalorAma por el que pasaron artistas como Under MC, Fémina, De La Rivera, Jvlian, Lucas & The Woods; hoy viernes a las 21 h toca Valdes. La tercera jornada del Lollapalooza Argentina que se canceló tenía en su programación al primer show oficial de Emma como solista en casi siete años, con lo cual la noche del jueves tiene sabor a revancha.

El universo de Horvilleur por fuera de Kuryaki se expande, se vuelve de neón, se pone aterciopelado, le crecen flores. Tantas, que llegan hasta su vestuario: primero, en un traje azul de dos piezas; para el final, motivos blancos y plateados sobre tela negra. Entonces, una canción como “Alucinante” se vuelve un chicle tutti-frutti cuando su riff rockero se encuentra con las texturas de los teclados y los falsetes. La distorsión robótica de “Soy tu nena” se transforma en un oleaje pop capaz de levantar a más de una chica de su butaca.

Un irresistible groove funky lo logra la tracción a sangre del grupo de músicos jóvenes que formó Horvilleur: los IKV Matías Rada (guitarra) y Mariano Domínguez (bajo); Andrés Cortés, de Lo’ Pibitos (segunda guitarra); Guillermo Salort (batería) y Francisco Azorai (teclados), ambos exparticipantes de la banda de Juan Ingaramo, entre otras cucardas.

Eternamente seductor, Emma sabe cuándo y cómo bajar un cambio, poniéndose en modo crooner. Ahí están “Llamame”, “Amor loco” y “19”, esta última dedicada “a Gustavo”. De la segunda estrofa de “19” −que en la grabación original fue cantada por Cerati− se encarga, esta vez, la prístina garganta de Domínguez. El paso del tiempo se vuelve inevitable y, al final del tema, Emma lo deja bien claro: “Yo quería cantar ‘Nena, 29 son tus años…’, pero ellos no me dejaron”, tira con una sonrisa.

Antes de los bises, “El hit”, uno de los más rotados durante el verano que acaba de terminar, vuelve a revelarse como punta de lanza de lo que vendrá, pero al mismo tiempo la letra decodifica el espíritu de toda su obra anterior, especialmente cuando canta “Yo solamente buscaba gustarte a ti”. “En algún punto, estamos siempre buscando el hit de uno, la canción que más lo represente y que se vuelva lo más redonda posible en cuanto al concepto, a la idea”, le dijo a Billboard Argentina poco después de haber estrenado la canción.

Tras unos minutos, vuelve al escenario secundado por dos guitarras, en manos de “Lucas y Luca”, tal como presenta a Martí y Bocci. Su hermano y la sensación pop mendocina también aportan voces para reconstruir versiones de “Amor en polvo” −tropicalista, aunque sin la percusión de scola-do-samba que la caracteriza−  y “Fan”. El retorno de la banda completa trae lo más rabioso y hitero, y el final deja la vara bien alta: “Hermano plateado”, “Mimosa” y “Radios”. El eco de “Te pago lo que quieras, esta noche pago yo” es el cierre ideal para esta noche que es gratuita, pero que cualquiera de los presentes hubiese pagado para disfrutarla.