El dúo conformado por los músicos y productores Facundo Castaño Montoya y Pablo Giménez lanzó su tercer disco recientemente: "Pura Casualidad".

El Zar cerró este 2020 con su tercer álbum. Un trabajo de seis canciones, unidas en un mismo proyecto por arte o Pura Casualidad, como el título indica. En un año sin igual, los músicos y productores encontraron en esas canciones un espejo de los momentos que lo marcaron: “Queríamos reflejar cada uno de los lugares por los que transitamos esta cuarentena”, explica Facundo.

Pura Casualidad reúne diferentes climas en los que El Zar se siente cómodo: pop clásico y festivo en “La Declaración”; baladas de amor en “Adonde Quieras”; energía y estribillos pegadizos en “Huelga de Amor” y “Superstar” y experimentación e intimidad en “Salgo Corriendo a Buscarte” y “Película”. Sin embargo, la obra representa la identidad que la banda comenzó a edificar cuatro años atrás: “El disco comprueba que, hagamos lo que hagamos, siempre vamos a ser El Zar”.

Por Josefina Armendariz

¿Cómo viven los días del lanzamiento de Pura Casualidad?

Pablo: estamos metiéndole a full al disco, notas, intentando difundirlo en estos tiempos rarísimos, pero contentos, de a poco se sale adelante. De todo un poco, también andamos produciendo un montón en casa, que tenemos todo armado.

Facundo: bastante activos, contentos de cerrar el año con el disco. Contentos de haber concretado el proyecto de sacar un disco este año, a pesar de todo lo que pasó. En 2019 no pudimos, así que hacerlo este año a pesar de todo está buenísimo.

¿De dónde salió Pura Casualidad?

Facundo: era un disco que iba a tener una determinada cantidad de temas, pero al final cerramos en estas seis canciones y dejamos otras afuera porque estas cerraban perfecto para reflejar los estados por los que pasamos este año. Por momentos re arriba, por momentos de tirar para adelante o recontra tranquilos como en “Película”, muy para adentro. Queríamos reflejar cada uno de los lugares por los que transitamos esta cuarentena.

Pablo: también flasheábamos con ese concepto de la casualidad o esa fuerza, magia que uno no puede explicar, pero que a veces es el motivo por el que las cosas suceden. Más en este año rarísimo, pero para nosotros no fue tan malo. Grabamos un montón y sacamos Pura Casualidad.

La gente necesitó más su música este año, ¿cómo lo vivió El Zar?

Pablo: 100%. Desde que arrancamos con El Zar, la consigna era juntarnos Facu y yo a probar la última cosita electrónica, jugar, experimentar, grabar cosas. Ese siempre fue nuestro espíritu, aunque después formamos la banda y ya ensayábamos y tocábamos. Este año teníamos mil fechas, pero pudimos seguir grabando y haciendo canciones.

¿Qué aprendizaje tienen hoy con su tercer disco?, ¿qué cambió?

Facundo: creo que es un disco más maduro. Más allá del año y todo, crecimos como grupo y banda, encontramos una banda estable y estamos contentos. Se armó un grupo de trabajo que hace rato veníamos buscando y encontramos un balance perfecto. Intentamos reflejar un poco eso en el disco, que es más fresco, ligero, huimos de nuestra “cosa melancólica” que nos caracterizaba en Círculos. En el disco encontramos un lugar en el que nos sentimos cómodos y nos copa. Llevar un poco más de alegría.

Pablo: más que melancólico, era oscuro.

Facundo: (se ríe) nosotros lo sentimos, pero quizá la gente no se da cuenta. Estamos creciendo y Pura Casualidad refleja eso. En este disco intentamos hacer lo que pedía cada canción, más allá del género. Tiene una unidad y comprueba que, hagamos lo que hagamos, siempre vamos a ser El Zar.

Pablo: nosotros éramos medio dispersos o inquietos. No en un mal sentido, pero quizás antes nos cebábamos con música nueva o vieja, flasheábamos un disco y al toque cambiábamos. Eso quizá dificultaba encontrar una identidad. Pero hoy, con el paso del tiempo, veo que está. Más o menos, un poco más oscuro, programado, pero lo veo en la gente que nos escucha. “Es re El Zar esto que hicieron”, nos dicen.

¿Qué es lo que más les gusta de El Zar?

Facundo: tocar en vivo, cranear los temas en el estudio, conectar con la gente, que te escuchen en otros lugares, viajar y compartir música. Viéndolo desde un lado más vanidoso, creo que el sonido que generamos con los temas y el nivel de musicalidad y arreglos nos caracteriza. Por más que sea un tema Lo-Fi simple, siempre buscamos la vuelta. Somos bastante perfeccionistas.

Pablo: a mí me gusta la dinámica del estudio, más que tocar en vivo. Si bien lo disfruto mucho, a Facu le encanta, pero a mí me gusta más El Zar en el estudio. Lo del sonido nos lo han dicho mucho, a la gente que le gusta El Zar nos hace saber que le re gusta El Zar.

Hubo que activarse por otro lugar este año, ¿cómo se adaptaron al nuevo escenario?

Facundo: estuvo buenísimo generar esa virtualidad. No somos súper duchos con las redes, pero creemos que este año fue el medio por donde conectamos con la gents. Participamos en festivales virtuales como el Billboard (que fue un highlight de nuestra cuarentena). Crear sesiones en vivo nos permitió conectar con gente que estaba en la misma y ser un refugio y un pequeño entretenimiento. Fue necesario para ellos y ellas y para nosotros también.

¿Cuál es su sentimiento con el disco?

Pablo: creo que es El Zar en su punto caramelo. Es obvio que todos flashean lo mismo por lo nuevo que sacan, pero siento que es una linda evolución de El Zar, mezcla todo lo que fuimos, la programación, lo moderno y el pop más setentoso. Todo combinado de una manera re linda.

¿A qué aspira El Zar?

Facundo: por ahora es presentar Pura Casualidad. Soñamos con tocarlo en vivo, hacer una fecha grande en febrero en Capital, viajar a Córdoba, Mendoza y otras provincias y hacer la gira que teníamos armada para México. Eso con respecto al disco. Después, 2021, grabar el nuevo disco para que salga a fin de año. Arrancamos Pura Casualidad sin saber qué iba a pasar y dejamos cosas fuera con las que nos vamos a reencontrar. Pero la cabeza está a full en Pura Casualidad y tocarlo y pasarla bien.

El año pasado visitaron México por primera vez, ¿qué otro gran paso les gustaría dar?

Pablo: este año queríamos volver. La banda que fuimos, Odiseo, nos había invitado a girar por todo México con ellos. Ni bien se abra todo, ojalá viajar, tocar e ir mil veces más a México para consolidarnos por allá. O Colombia, Chile, por acá también. Pero por ahora, salió el disco, nos gusta y queremos que se escuche.

Facundo: a mí me gustaría llegar a lugares raros. Tocar en Estados Unidos por ejemplo, o algún lugar donde no llegue tanto el idioma. Hacer una gira europea por España y meter fechas en Alemania, Francia, donde el idioma no llegue y que igual haya gente que escuche. Que nuestra música trascienda el idioma. En habla hispana nos escuchan, pero me gustaría dar un paso más allá.