De la mano de la productora Fénix Entertainment Group, el británico reunió a 5500 personas en el Luna Park. La última vez que tocó allí fue en 2015.

Ante más de 5500 fanáticos, el creador del hit You’re Beautiful demostró que la fusión de géneros está alcanzando a todos los artistas. Con el pop mezclado con lo melódico y el folk, James Blunt logró hacer que el público se levante de los asientos del estadio para bailar. “El Luna Park de Buenos Aires es uno de mis lugares favoritos para tocar en el mundo”, le dijo a Billboard antes del show. 

Repasó temas como Heart to Heart, I Will Take Everything, Wisemen y Time of our Lives, aunque las más esperadas fueron You’re Beautiful, Goodbye My Lover, 1973, Ok y Make Me Better, que fue dedicada a su esposa −escondida atrás de las bambalinas−. “No me canso de cantar mis hits. Es un placer. Me encanta, son las canciones que la gente más disfruta. Por ejemplo, cuando hago Goodbye My Lover, todo el público empieza a cantarla y se vuelve algo único. El concierto no sería lo mismo sin eso”, dijo.