Se declaró culpable por malversación de fondos y por robar más de 7 millones de dólares en total.

El mánager de Alanis Morissette, Jonathan Todd Schwartz (48), se declaró culpable por malversación de fondos y por robar más de 7 millones de dólares de la cantante y otras celebridades. Había sido demandado por fraude electrónico y por presentar una declaración de impuestos falsa. Será juzgado el 1 de febrero.

Schwartz admitió haberle robado a Morissette 5 millones de dólares entre mayo de 2010 y enero de 2014 para usarlo para asuntos personales –como un viaje a Bora Bora de 50.000 dólares o gastar 75.000 en un casino de las Bahamas−. Al principio, cuando fue acusado, el hombre mintió y dijo que había invertido el capital en un negocio en ascenso de marihuana ilegal. Terminó aceptando, además de su culpabilidad para con Morissete, la apropiación de 2.3 millones de dólares más que eran de otros clientes. Su abogado, Nathan Hochman, dijo que Schwarts cooperó con los investigadores.

Su acuerdo de culpabilidad exige una condena de entre cuatro y seis años en prisión federal, aunque un juez podría condenarlo hasta a 23 años por los cargos presentados.

Schwartz trabajó en el asesoramiento financiero de grandes estrellas mientras trabajaba en GSO Business Managment, una empresa contratada por Katy Perry, 50 Cent y Tom Petty, entre otros. Schwartz ya no trabaja ahí, pero tuvo la oportunidad de representar Beyoncé y Mariah Carey.

El fraude fue descubierto cuando Morissette llevó sus negocios a otra empresa y su nuevo asesor descubrió que faltaba mucho dinero. Entonces, se contactó con GSO. GSO, por su parte, revisó los otros trabajos de Schwartz y descubrieron las otras tramoyas. El abogado de la empresa, Chris Reeder, demandó a Schwartz después de que lo hayan despedido.

“Fue muy shockeante y decepcionante −dijo Reeder−. La compañía está muy contenta de que Schwartz le tenga que rendir cuentas a la justicia y pague por sus acciones”. Reeder informó que GSO devolvió el dinero que le robaron a sus clientes.