El atentado dejó al menos 22 muertos y 59 heridos, según las autoridades de Mánchester, pero el grupo islámico alegó que murieron 30 y 70 fueron heridos.

El Estado Islámico afirmó que fue uno de sus miembros quien plantó la bomba en medio de la multitud del concierto de Ariana Grande en Mánchester, Inglaterra: “Un soldado del Califato fue el responsable de la detonación de las bombas”. No dieron detalles de si el terrorista murió. La policía local, sin embargo, dijo que el aparato usado para el ataque era un “dispositivo improvisado”. Un hombre de 23 años fue arrestado por sospechoso.

El atentado dejó al menos 22 muertos y 59 heridos, según las autoridades de Mánchester, pero el grupo islámico alegó que murieron 30 y 70 fueron heridos.

“Desde lo más profundo de mi corazón, lo siento tanto. No tengo palabras”, escribió Ariana en un tuit. “Nuestros corazónes están rotos. Las palabras no pueden describir lo que sentimos por las víctimas y familias afectadas en este ataque sin sentido”, expresó el grupo de representantes de Ariana.

El estadio cuenta con una capacidad para 21.000 personas y es el segundo arena que más recauda en el Reino Unido y el cuarto en el mundo, según un reporte de Pollstar.

“Creo que fue más de una explosión”, dijo una madre que asistió al show con su hija. Describió a la escena como “una locura, una escapada caótica hacia la salida más cercana. Todo el mundo lloraba, estaban desesperados…”.

Sesenta ambulancias fueron enviadas al estadio después de que suceda el siniestro, a las 10:30 p.m. (horario local). “Estamos revisando los detalles para descubrir si fue un ataque terrorista. Nuestro apoyo para todas las víctimas y familias de los afectados −dijo la primer ministro Theresa May en un comunicado− Fue un cruel atentado terrorista, que fríamente apuntó a los más jóvenes. Los actos de terrorismo son ataques cobardes a personas inocentes, pero este ataque se destaca por su espantosa cobardía enfermiza, dirigiéndose deliberadamente a niños inocentes e indefensos que deberían haber disfrutado una de las noches más memorables de sus vidas”.

La Reina Elizabeth también emitió un comunicado: “Toda la Nación está shockeada por la muerte y los daños de Mánchester. Sé que hablo por todos cuando expreso mi solidaridad para todos aquellos afectados. Quiero agradecer a todos los miembros de los servicios de emergencia, que respondieron con mucho cuidado y profesionalismo. Y también quiero expresar mi admiración por toda la gente de Mánchester, que respondieron con humanidad y compasión a este acto de barbarie”.

Donald Trump, por su parte, describió a los atacantes como “malvados y fracasados en la vida”.