El jueves pasado, la mexicana de 21 años eligió el Gran Rex para dar comienzo al Louder! Tour, el ciclo de conciertos que enmarca la presentación de su primer álbum de estudio y que reúne todos los éxitos que la posicionaron en lo más alto de las listas latinas.

Sofía Reyes es oriunda de Monterrey y actualmente reside en Los Ángeles, pero en conjunto con su equipo de trabajo, decidieron que sea el Teatro Gran Rex de la ciudad de Buenos Aires el destino que la albergaría para brindar el primer show propio de su vida, casi seis meses después de haberse subido a otro escenario local en el Personal Fest.

El 3 de febrero, bajo el sello discográfico de Warner Music, lanzó oficialmente su disco debut Louder! y a mediados de marzo volvió a pisar suelo argentino, pero esa vez, para promocionar el álbum y anunciar por todos los medios la primera y tan esperada función del 20 de abril.

El warm up estuvo a cargo del reggaetonero ecuatoriano en ascenso Jandino, mientras el SoCrew −fan club con sede en Argentina− iba copando las butacas del teatro. La energía del recinto fue in crescendo: los músicos que integraron el modesto backline tomaban contacto con sus instrumentos al mismo tiempo que una pantalla gigante sobre el escenario proyectaba un clip que incluyó las imágenes de los viajes de Sofia por el mundo, videos caseros dentro del estudio de grabación y algunos momentos del detrás de escena de sus presentaciones.

Lo primero que sonó es el tema Louder! (Love Is Loud), que dio lugar a la aparición de la radiante Sofía Reyes, vestida de blanco y con un look urbano. La acompañaba un cuerpo de baile mixto. A continuación, con el carisma que la define, expuso su emoción y nerviosismo, que nunca alteraron su perfecta afinación. La lista de canciones −en splanglish− siguió con Paraíso, De aquí a la luna y Llegaste tú, su último sencillo que originalmente interpretó junto a Reykon y que, desde el escenario, le dedicó a su novio Ricky Montaner, hijo del reconocido cantautor Ricardo Montaner, acreedor del Premio Billboard como Cantante Masculino Latino del Año en 1991.

La mexicana pasó más de la mitad de su vida formándose y desarrollándose como cantante, pianista y compositora y fue por eso que en ningún momento evidenció que se trataba de la primera vez que encabezaba un show propio.

La influencer latina se cambió dos veces de vestuario y en todo momento manejó las energía en tiempo y espacio. Demostró un enorme talento vocal cuando versionólas canciones Your Voice, Puedes ver pero no tocar, So Beautiful −al piano− y el single Solo yo, con el que se convirtió en la primera mujer en cinco años en alcanzar el N° 1 del ranking Billboard Latin Pop Songs.

También se permitió hacer un cover de Shape of You, uno de los recientes hits del británico Ed Sheeran, de quien confesó ser fan. Tras un último cambio de vestuario, Sofía siguió desdoblando su repertorio con Now Forever, Don’t Mean A Thing y Conmigo (Rest Of Your Life), con la participación del invitado Kendall Schmit, con quién también interpretó Don’t Wanna Live Forever.

Ya sin el estadounidense en el escenario, Girls, el hitazo Muévelo y How to Love fueron las canciones con las que la ídola teen se despidió de sus miles de fanáticos porteños, que atestiguaron la iniciación en concierto de quién ya no es una promesa, sino un suceso mundial dentro de la industria.