El grupo es una de las figuras principales del Lollapalooza Argentina 2018. Ingresó este año al Salón de la Fama del Rock N' Roll.

Los conciertos de Pearl Jam suelen estar atravesados por asuntos sociales. De hecho, la última vez que vino al país, en noviembre de 2015, desplegó un cartel con la consigna #NiUnaMenos. En su show del domingo en Pilgrimage Festival, en Tennesse, (en el que invitó al escenario a un chico del público porque tenía una remera canchera y una voz de lujo para que cantase Society), lo más impactante fue un particular acto: antes de empezar la segunda canción de la velada, Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town, Vedder se arrodilló en solidaridad con la protesta de la NFL contra Trump. El gesto fue recibido con notable entusiasmo por parte del público.

No es la primera vez que Vedder deja que sus sentimientos respecto a Trump sean conocidos por el público. Durante el set, Vedder repitió, cada vez con más angustia, la frase “Treinta minutos”. Anteriormente, había explicado que un misil norcoreano tardaría media hora en llegar a la ciudad de Seattle, y se preguntó qué haría en esos últimos minutos desesperados con su esposa e hijos. “¿Qué harías? Gritarías al cielo y dirías ‘¿Qué carajo? ¿Cómo mierda pasó esto?’ Pero en ese momento, eso no va a solucionar nada”.

 Vedder no tenía las respuestas, pero no dejó de hablarle a Trump. “¿Qué carajo? ¿Nos estás jodiendo? ¿Podés parar? Pará”.

El público ya había mostrado su ferviente aprobación cuando Vedder se arrodilló, pero enloqueció completamente con después de sus dichos.

Aún así de frustrado, Vedder manifestó que si bien el país estaba dividido, aquellos que se paran (y se arrodillan) por la igualdad van a seguir multiplicándose.