El exbaterista de AC/DC, Phil Rudd, se declaró culpable de los tres cargos en su contra en una corte de Nueva Zelanda. Rudd había sido acusado de intento de asesinato, posesión de metanfetamina y posesión de cannabis, y en diciembre pasado había negado su culpabilidad.

Según el sumario de la corte, Phil Rudd echó a varios empleados después de perder mucha plata con el lanzamiento de su disco solista. Un mes después, llamó a un socio y le pidió que “eliminara” a su asistente personal. Más tarde, él mismo lo llamó y le dijo: “Voy a ir hasta allá y te voy a matar.”

La sentencia máxima para intento de asesinato en aquel país es de siete años de prisión. Sin embargo, el abogado del baterista, Craig Tuck, dijo a la prensa que va a apelar la sentencia para evitar que su cliente entre a la cárcel, porque, según él, fueron solamente “llamados de alguien enojado”.