Los paladines del indie crecieron, se fueron a Texas e incorporaron elementos de los Beach Boys para hacer "I See You". El próximo 31 de marzo se presentarán en nuestro Lollapalooza. “Nos muestran más depresivos de lo que realmente somos”, afirma Oliver Sim.

“Envidia” es la palabra que usa Oliver Sim, bajista de The xx, para describir lo que sintió cuando vio a uno de sus compañeros de grupo, Jamie Smith, actuar como solista. En 2015, mientras el trío londinense estaba en un descanso tras haber lanzado su álbum Coexist, Smith, bajo el nombre “Jamie xx”, lanzó un LP de música dance, In Colour, que fue aclamado por la crítica y lo llevó de gira por el mundo. Comparado con el pop delicado y dulce de The xx, los temas de In Colour eran frescos y llenos de entusiasmo; la banda, en tanto, empezó a sentirse una reliquia del boom de indie rock de los 2000.

Sim, sentado al frente en un sillón grande mientras Smith se relaja detrás, confiesa que los shows solían llenarlo de “dolor”, pero que ver a Smith hipnotizando a las masas le hizo renacer el fuego dentro de él. “Tan orgulloso como era”, –afirma–, “pensé ‘Esto es lo que quiero hacer. Quiero que estemos ahí arriba nosotros tres.’”.

Y así, The xx evolucionó en vez de morir. Se lanzaron a crear su tercer álbum, I See You, un proyecto más animado grabado a más de 5000 millas del hábitat usual del grupo. Según Nielsen Music, los dos álbumes anteriores vendieron unas 967.000 copias en los Estados Unidos. Su particular sonido, lleno de espacio negativo y tensión sexual, fue novedoso en 2009, año de su debut con xx, que ganó un premio Mercury. Desde entonces, todos, entre Lorde, The Weeknd y FKA Twigs, lo incorporaron a sus respectivos sonidos. I See You sale de la oscuridad y se plantea como un cambio necesario en el curso. Una progresión natural. Oliver Sim, Romy Madley Croft y Jamie Smith están en los 26, 27 y 28, respectivamente, y dejaron bien atrás la volatilidad emocional de la postadolescencia de sus primeros años, cuando tocaban vestidos de negro y sin expresión alguna.

“Si te ponés a pensar en vos entre los 22 y los 27, es como si estuvieras en otro marco mental –explica Croft–. Ya nos conocemos bien arriba del escenario”. Sim está de acuerdo y señala que su música nueva muestra cuánto cambiaron, cómo dejaron de ser los veinteañeros “increíblemente tímidos” del primer álbum. “Se nos muestra como gente más triste y deprimida de lo que realmente somos. Con este álbum tratamos de sacudir todo un poco y mostrarnos más divertidos.

Sentados lado a lado, dándole la espalda a una gran ventana que llena el cuarto de luz solar, los tres miembros de The xx permanecen cerca uno del otro, como siempre lo hicieron. Sim y Croft son amigos desde la infancia que empezaron la banda como dúo en la adolescencia, y hablan uno por el otro intuitivamente. Smith, el más callado del trío, que a menudo da respuestas de una sola oración, se sienta entre ellos, ocasionalmente asiente con la cabeza, pero parece más preocupado en analizar el espacio alrededor de él. En un momento inspecciona el bolsillo de los pantalones de Sim, en otro está sentado con los anteojos sobre la mesa.

Cuando cuenta cómo In Colour influenció al álbum de The xx que vino después, Smith usa un tono tranquilo pero seguro, cuidadoso de no usar palabras de más. “Había ciertas reglas implícitas sobre cómo [The xx] hacía música –recuerda–. Antes de mi álbum, posiblemente no habría traído ciertas ideas a la mesa, porque no habrían quedado como canciones de The xx”. I See You tiene una variedad de samples y técnicas de producción más amplia. Según Croft, en lugar de la típica lista de influencias (Aaliyah, The Kills), el grupo se puso a escuchar un pop rock más alegre: “Fleetwood Mac y The Beach Boys, cosas como esas.”.

The xx estaba en un proceso de cambio aun antes de que Smith se lanzara por su cuenta. La grabación de Coexist había sido agotadora, la gira para presentarlo, que se extendió por todo 2014, fue muy larga. Habiendo siempre grabado en Londres, donde los tres vivieron toda su vida, a fines de 2014 decidieron cambiar de lugar. Lo hicieron en Marfa, Texas, un pueblo desértico y santuario para el arte minimalista recomendado por la madre de uno sus managers. A diferencia de la capital británica, Marfa era puro sol y camino abierto. “Nos dio el espacio necesario para explorar y ser creativos como conjunto, y eso nos unió más”, explica Croft. El video para On Hold, el single principal del LP, se filmó en Marfa. Muestra una práctica de fútbol americano en un secundario y una fiesta llena de gente. En un punto, Sim y Smith chocan los cinco después de tirarse por un camino en un chango de supermercado.

Si bien el grupo se unió más mientras tomaban sol en Texas, sus miembros admiten que la posibilidad de explorar ideas de forma individual durante 2015 y 2016 fue clave para el crecimiento de la banda.

Mientras Smith grababa y presentaba In Colour, Sim modelaba para la campaña SS16 de Dior. Croft, por su parte, participaba de cursos de composición pop en Los Ángeles de la mano de expertos de la industria como Ryn Tedder. Para ella, el objetivo fue salir de su zona de confort, si bien no tiene “ningún deseo de estar arriba del escenario” sola, a diferencia de Smith.

Al final, el tiempo que se tomaron entre discos les permitió un tiempo de recuperación fundamental, dado que su adolescencia había sido consumida por las giras y las grabaciones. “Me perdí de varias habilidades básicas de la vida”, –dice Sim–. “Salimos de gira y todos nuestros amigos se metieron en la universidad. De gira, tu tour mánager es como tu padre… un padre bastante denso.”

The xx planea pasar gran parte del 2017 en movimiento: en primer lugar, una gira de 36 presentaciones por Europa. Siete de esas fechas son en el O2 Academy de Brixton, Londres, otras son como cabeza de festivales como el Primavera y el Lowlands. Es probable que haya más proyectos solistas después de la presentación de I See You. Sim, Croft y Smith decidieron dejar todas las posibilidades abiertas. Por lo pronto, Smith está contento. “Es genial el hecho de que podamos salir y hacer estas cosas y saber que podemos volver a The xx como centro de todo”, –sostiene–. “No querría perder eso.”