Las autoridades de la sala de espectáculos respondieron a las fuertes declaraciones de Jesse Hughes respecto de la falta de seguridad en el lugar el día de los atentados.

Los dueños de Bataclan, la sala donde acontencieron los actos terroristas de París el pasado 13 de noviembre, le respondieron a Jesse Hughes, frontman de Eagles of Death Metal, después de que dijera que la seguridad del lugar “tuvo un motivo para no aparecer” la noche en que murieron asesinadas 89 personas en el show de la banda.

Hugues había remarcado la falta de seguridad cuando llegó a Bataclan el día de los ataques. “Cuando entré al lugar, caminé por al lado del tipo que se suponía que iba a ser el encargado de la seguridad en el backstage. Él ni siquiera me miró”, dijo Hughes. “Inmediatamente fui al promotor y le dije: ‘¿quién es ese tipo? Quiero poner a otro.’ Él me dijo: ‘Bueno, algunos guardias todavía no llegaron.’ Y, eventualmente, me di cuenta de que unos seis de ellos no iban a venir.”

“Por respeto a investigación de la policía, no voy a dar una declaración definitiva”, dijo Hughes, cubriéndose, “pero parece obvio que tenían una razón para no venir.”
Un representante de Bataclan sí realizó una declaración, diciendo que los dichos de Hughes son “peligrosamente infundados”.

“Jesse Hughes desparramó acusaciones graves y difamatorias contra el personal de Bataclan”, dice el comunicado. “Hay una investigación judicial en proceso. Queremos que la justicia proceda con tranquilidad. Todos los testimonios recopilados al día demostraron el profesionalismo y el coraje de los agentes de seguridad que estaban el 13 de noviembre. Cientos de personas fueron salvadas gracias a la intervención de estos agentes.”

Los representantes de la banda no hicieron comentarios al momento, pero las próximas fechas, pero el grupo tiene varias fechas planeadas, incluyendo su participación en el Lollapalooza Argentina, el próximo viernes 18 de marzo a las 15.15 hs.

En febrero, Bataclan anunció que reabrirá sus puertas a finales de este año.