Los madrileños son amigos desde chicos y se presentaron por primera vez en el país en La Trastienda, donde desdoblaron todo su repertorio de canciones repartidas en dos álbumes de estudio: 'Justo ahora' y 'Qué tienes tú'.

“De vicio” se refiere a algo sin necesidad, motivo o causa, o como por costumbre. Uno “se queja de vicio”. Según el guitarrista Nacho Gotor, la connotación no debe ser negativa. “Cuando algo está bueno, cuando algo te gusta mucho, decimos que ʽestá de vicioʼ. Puede ser una comida, un deporte o una afición. Entonces, recogimos ese modismo, le quitamos la ʽeʼ y lo convertimos en una sola palabra que comprende lo que para nosotros significa vivir de la música: DVICIO”.

Algunos de ellos se conocen desde muy pequeños, pero el conjunto se terminó de ensamblar cuando los jóvenes transcurrían el colegio secundario. “Nos conocimos a los 12 o 13 años en el instituto. Nos juntábamos todos los fines de semana en el garaje de Luis y pasábamos el rato haciendo covers, hasta que nos animamos a componer nuestras canciones”, recuerda Nacho.

Con mucha soltura y sentido del humor, los DVICIO coinciden en que el legado familiar los indujo en la música: sus padres, una abuela, un primo hermano… Y aunque al principio les aburría la teoría, durante la adolescencia fueron identificando, cada uno a su manera, la pasión y la facilidad que tenían para esto. “Nos hemos criado tocando juntos. Lo que cada uno ha escuchado en su casa tiene mucho que ver con lo que se crea después, y es ahí cuando las influencias salen a la luz”, detalla Andrés Ceballos, frontman de la banda.

“Nacho, Missis [Alberto González] y Luis [Gonzalvo, baterista] tenían debilidad por los clásicos del rock como Queen, U2, Coldplay, Maroon 5, Phil Collins, Bon Jovi… Por nuestra ascendencia latina, con mi hermano [Martín, bajista] hemos adoptado como referentes a bandas como Maná, El Canto del Loco o Marc Anthony”.

El despegue llegó en 2012 cuando ficharon para Sony Music por medio del impulso de su mánager, Franklin Rivero. En 2014 lanzaron los sencillos Paraíso y Enamorate, de su álbum debut, Justo ahora, cuyo éxito logró derrocar fronteras inéditas como África y Asia. “Cuando grabamos el disco, era la primera vez que nos metíamos en un estudio. Éramos novatos y nos costaba plasmar lo que sentíamos y pensábamos a la hora de grabar las canciones”, confesó Martín.

Este año, DVICIO lanzó su segundo álbum, Qué tienes tú, compuesto por 12 canciones. A diferencia del anterior, se grabó en cuatro ciudades: México, Madrid, Los Ángeles y Miami, y fue realizado por cuatro productores distintos: Rayito, Motiff, Sebastian Krys y Juan Carlos Moguel.

El primer sencillo que se desprende es Casi humanos, que ya suma más de diez millones de reproducciones en Spotify. Su versión audiovisual fue filmada en un plano secuencia de tan solo cinco segundos por una cámara que capta 1200 fotogramas por segundo, donde se ve a los cinco representando distintas acciones junto con más de cien actores que personifican diversos ítems significativos para la banda.

Después de su paso por el país, el quinteto español seguirá su gira por Chile, para luego emprender en julio su segunda visita a Tailandia, el lugar en el mundo donde más seguidores agrupan.