Dulce María lanzó su cuarto álbum de estudio llamado Origen además de encontrarse en una etapa muy especial en su vida personal por encontrarse en la dulce espera de una niña.

Hace muy poco lanzó el sencillo que es parte de este trabajo que estreno de manera independiente llamado “Lo que ves no es lo que soy”. El tema viene acompañado por un video que está disponible en el canal oficial de la artista.

Lo que ves no es lo que soy – Dulce María

Imagino que estarás muy feliz por tu tema nuevo, por tu embarazo y porque estas a punto de cumplir años ¿No?

Creo que mi bebé será sagitariana como yo. Verdaderamente estoy agradecida, dentro de toda esta situación que estamos pasando intento enfocarme en lo positivo y agradecer lo que tengo, la vida, la salud y que estar embarazada, a pesar de que ha sido difícil en estos meses, es un regalo, una bendición de Dios, ya estoy a punto de parir, muy pronto.

Por otro lado, también estoy aprovechando las plataformas digitales para poder compartir mi música porque ya llevaba tiempo con este proyecto de Origen listo y ahora ya se da la oportunidad de hacerlo, no como me hubiera gustado, pero es una forma de estar conectada con la gente.

¿Cuán importante es el Origen para vos?

Haciendo todo este proyecto, pensando en cómo ponerle, pensaba en cómo será reconectar algo del corazón, pensaba en las raíces, en muchas cosas, hasta que dije ‘’claro, es buscar el origen de todo’’, ahí es donde empieza todo entonces regresar al origen es como regresar a esta inocencia donde solamente soñabas en las cosas que te mueven y hacen feliz, intente rescatar eso, que es la esencia de mi disco y esta canción de lo que ves no es lo que soy tiene la importancia de decir que no todo lo que ves es real, no puedes juzgar o interpretar la vida de una persona por solo verla y también el video habla de los sacrificios que hay detrás de la carrera, no todo es color de rosa, todos los sueños tienen un precio, valen la pena pero llega un punto en que necesitas descansar, hacer una pausa y ver cuales siguen siendo tus sueños y prioridades.

¿Crees que al empezar tan joven tu carrera primero hiciste y después soñaste?

Creo que hay cosas que las traes desde que eres niño, te nacen, pero si, a los 5 años ya trabajaba, tenía responsabilidades, era como ir a la escuela. Fue hasta los 15 años que me di cuenta que esta era mi carrera, que había cosas que me gustaban, que estaba viviendo de esto y que estaba enfocada y full trabajando, ahí me di cuenta que era mi carrera y no era solamente un mientras tanto. Creo que también llega un punto en el que llegas en una inercia al entrar en tantos proyectos que hay cosas que realmente no sé si eran lo que quería porque también te pierdes muchas cosas, eso me pasó para parar un poco de buscar origen, necesitaba contar mis ideas e historias. Interpreté personajes, he estado en proyectos musicales que, aunque lo disfrute, estoy cantando cosas que los demás me dicen y no es lo mismo que contar una historia propia, siento que necesitaba esto como artista y como persona.

Con los nombres de tus discos has marcado las cosas que te pasaban, esto está muy bueno ¿no?

Si, de hecho, con Extranjera me paso que eran muchos países, venia de algo muy grande y ya no sabía de donde era, no me refiero a la nacionalidad, sino a algo emocional, esto de no saber de dónde sos, no tenía una relación, era del mundo, me sentía extranjera por no pertenecer a nada. Con Sin Fronteras lo sentí por el hecho de que el amor y la música no tienen fronteras, y con DM me paso que originalmente quería ponerle Cicatrices, porque varias canciones hablaban de lo fuerte que es esta ideología de ‘’lo que te mata te hace más fuerte’’, entonces las cicatrices son por cosas que sobreviví pero no podía ponerle como yo quería porque me decían que era un nombre muy complicado, probablemente para el mainstream no tenía sentido pero para mí sí porque yo quería explicarle eso a mis fans, pero se me ocurrió poner mis iniciales porque es lo que soy y también por este rollo de mensaje directo, fue encontrarme conmigo misma. Con Origen fue darle la vuelta y volver al principio, eso lleva tiempo porque es escarbar y encontrarte con cosas que duelen, es renovarte, aprender y cortar con muchas cosas, creo que por eso fue tan largo el proceso.

¿Te acordas que fue lo primero que compusiste?

Si, a los 11 años. Yo leía poemas y pensaba en quién escribía las canciones que cantábamos, me contaron que eran compositores, pregunte si yo podía hacerlo, me dijeron que, si y así empecé a escribir, obviamente la primera canción que escribí duraba años, escribí como 3 hojas completas de toda una historia, se llamaba cuando el sol ya no exista, no tenía música, pero si mucha letra y hasta coro. Empecé a estudiar composición en una escuela de música y luego entré a Rebelde, así que tuve que dejar de estudiar.

¿Te importan los números?

Es muy relativo la verdad, gracias a Dios he tenido la oportunidad de vivir muchas cosas bonitas, con el grupo hemos roto records, ganado disco doble platino, era tantas cosas que ni siquiera te daba tiempo de asimilar tanto, ahora te das cuenta que muchas cosas son reales, otras son orgánicas, otras no lo son y en este momento agradezco tener los seguidores que tengo en Instagram, Twitter y Facebook porque de esa forma estoy conectada, platico con ellos, les hablo de mi vida y proyectos e intento ayudar varias veces y estar en contacto con mis seguidores, me gusta saber que hay tanta gente al pendiente de mi trabajo. Ahora, con este proyecto de Origen no tengo esas expectativas, porque es independiente, sé que la cantidad de millones que puede haber depende de muchas cosas y este no es un proyecto comercial, ahora lo que suena es lo urbano y era por eso que este disco no salía, porque son canciones bonitas, pero también muy personales y puede que no le importe a tanta gente, pueden decir que son lindas, pero están en otro rollo musical, pero obviamente es bonito ver cuando algo pasa orgánicamente.