El premiado compositor y cantante, nacido en Puerto Rico, va a tocar el próximo 6 de octubre en el Gran Rex. Su vínculo con Ricky Martin, su batalla contra el cáncer y el libro que publicó este año sobre alimentación saludable.

Pocos los saben, pero es el responsable de una larga fila de éxitos que siguen conquistando a público de todo Latinoamérica desde hace dos décadas. Formó parte del grupo infantil Menudo en los 80, bajo el pseudónimo de Robby Rosa, donde compartió sus primeras andanzas musicales junto a Ricky Martin. El vínculo profesional entre ellos fue consolidándose con el correr de los años gracias a que Draco compuso y produjo éxitos para Ricky como Livin’ la vida loca, La copa de la vida, Shake your bon-bon y She bangs. “Hay cariño porque nos conocemos desde hace años. Aunque no nos vemos mucho porque yo tengo mi familia y vivo entre la montaña y California, y él vive en la costa. Por ese lado no nos vemos mucho”, dice Draco Rosa en exclusiva para Billboard, respecto de su vínculo actual con Ricky. 

El útlimo álbum que grabó en 2013 se llama Vida, y lo terminó en plena etapa de recuperación de un cáncer. En Vida, Draco canta 16 canciones a dueto con otros artistas de renombre como Shakira, Alejandro Sanz, Andrés Calamaro, Calle 13, Juanes y el propio Ricky Martin, entre otros. “Hacer un álbum con duetos fue algo especial después de la enfermedad. Se dio con el apoyo de mis amigos colegas, pero no es un cosa que suelo hacer. Nació por el amor, al natural, pero no voy a hacer otro disco así”, responde cuando es consultado por su próximo trabajo de estudio, que aún no está encaminado.

El proceso de recuperación de la grave enfermedad que tuvo lo inspiró para otro proyecto ajeno a la música: escribir junto a su nutricionista, Nena Niessen, El Secreto de la Vida, un libro para difundir las bondades de la nutrición a base de plantas como un arma fundamental en la prevención y lucha contra las enfermedades en general y el cáncer en particular.  “Cambiar la dieta es algo complicado, pero cumpliendo lo básico, aunque sea un poquito, vale pena para hacer una limpieza de vez en cuando. Es un estilo de vida, yo lo estoy haciendo y me cuesta. A veces uno se deprime porque no puede sentarse a disfrutar de algunas comidas, pero yo creo que vale la pena hacerlo cada tanto, dos o tres veces por año… ya sea con El Secreto de la Vida o lo que sea. Hay limpiezas que se hacen con agua o limón. Hay mucha gente que se dedica a esto y la necesitamos, porque la enfermedad de cáncer está subiendo, es un desastre. Hacemos lo que podemos, son decisiones que ayudan a fortalecer el cuerpo. Las plantas son curativas. La medicina se basa en ellas, lo que pasa es que a veces le ponen alguna que otra cosita para poder cobrarte.”

El próximo 6 de octubre, el cantante, compositor y multinstrumentista va a regresar a nuestro país después de la presentación que dio en 2013 en el Personal Fest. Esta vez, el escenario será el Gran Rex.  “Estoy muy contento. La llamada llegó y me dio mucha alegría por los años que estuve en Buenos Aires con Menudo. Llegar ahí es emocionante, va a ser increíble pisar ese lugar. Es uno de los grandes logros de la vida. Son muchos años esperando la oportunidad, así que estoy muy honrado”, cuenta Draco, que prefiere conservar el misterio sobre el tipo de show que va a dar: “Suelo hacer lo que siento. En el show de 2013, por ejemplo, abrimos con Nocturno, un poema de Cortázar. Fue como una improvisación, puede pasar eso cuando hay un feeling de tocar algo”.