Este nuevo trabajo, que todavía no tiene fecha de salida, constará de 18 canciones. Evar y Lamadrid son los otros dos productores presentes.

Desconexión y jornadas de trabajo de todo el día para adelantar su nuevo álbum, eso es lo que fueron a buscar Dillom y Fermin a la provincia de Córdoba durante esta última semana junto a sus otros dos productores, Evar y Lamadrid. “Hace dos semanas que estamos a full. Al principio costó pero creo que llegamos a un punto zen y productivo“, afirmaron. “Lo importante con este tipo de viajes es saber administrar los tiempos de trabajo, descanso y producción”, completan.

Después de haber lanzado “Opa” durante el mes de mayo, Dillom se prepara durante este año para presentar su álbum de estudio, con el que intentará lanzar 18 nuevas canciones. “En unos días ya volvemos a Buenos Aires para comenzar el proceso final del disco”.

Con motivo de este viaje, ambos artistas se conectaron vía Zoom para hablar sobre su relación laboral, qué es lo mejor y lo peor de aislarse para trabajar y qué podrá esperar su público con la salida del disco.

¿Cómo es el proceso de creación viviendo todos juntos en el estudio? ¿Hay algún momento en el que ya no des más?

Fermin: El hecho de estar aislado y quedarnos 24/7 en el estudio hace que las cosas fluyan de otra manera. Lo que sí me di cuenta es que son tiempos que hay que administrar muy bien, entre las horas de descanso, laburar algo nuevo, lo que ya estaba hecho… Venimos muy bien y estar acá suma un montón, eso es lo bueno

Dillom: Claro, de lo único que tenemos que preocuparnos es terminar el disco, hacer música, comer y nada más.

¿Cuánto trabajo creen que le falta todavía?

Fermin: Diría que tres o cuatro días más. Dentro de poco ya estamos en Buenos Aires de nuevo. La idea es volver con una idea del disco ya terminada y más adelante darle su finalización.

¿Cómo desarrollaron Opa?

Dillom: Ese tema en realidad lo hicimos en la casa de Fermin antes de irnos de viaje por primera vez, a Chascomús. Habían sido cuatro días de hacer temas sin parar.

Fermin: Durante el quinto día, que sería el de “descanso”, estábamos escuchando música tranquilos y empezamos a probar cosas con la flauta dulce, que es la que se termina escuchando en el tema. Estamos hablando de diciembre del año pasado, que fue cuando empezó todo el sistema creativo de este disco.

En tu caso particular Fermin, tenés tu carrera como cantante, como artista, productor… ¿Cuál es tu zona de confort?

Fermin: Siento que es todo lo mismo, que todo pasa por el mismo lugar pero que ninguno es una zona de confort. Al revés, todo el tiempo estoy buscando desafiarme y hacer cosas nuevas que no tengan nada que ver entre sí. Mi rol es más artístico/creativo, por eso siento que va todo por el mismo canal y tienen la misma energía. Para mí es todo parte del mismo camino.

¿Cómo es trabajar el uno con el otro y con los demás miembros del equipo?

Dillom: Somos un equipo que funciona muy bien. Venimos laburando juntos desde “Dudade” y se nota el crecimiento artístico y de calidad. Cada uno cumple una función y hay opiniones muy variadas, todos aportamos algo distinto al resultado final. Lamadrid es el hacker del grupo, con muy buen oído y gusto musical; Evar es el que nos devuelve al trap en las producciones y Fermin es mucho más creativo, más melódico, le digo “El Pibe Pentagrama”.

Fermin: Hay un montón de cosas que me gustan de trabajar con Dylan. Soy alguien que no puede forzar el trabajar con algo que no me gusta o no soporto. Estos días que estuvimos trabajando canciones nuevas me di cuenta lo rápido que caza algunas cosas muy pequeñitas de la interpretación o detalles ultra específicos.

Llevan un cierto desarrollo “clásico” en este proyecto

Fermin: Diría que tenemos un proceso como el de una banda. En el estudio es un ping pong constante de ideas o novedades. Me sorprende porque toda mi vida tuve bandas y es la primera vez que logramos un flujo de trabajo tan constante y rápido.

¿Qué sonido e imagen están buscando para el álbum?

Dillom: Estuve pensando que no voy a hablar tanto de con qué se va a encontrar la gente porque no me gustaría que vaya condicionada. Lo único que les diría es que vayan con la mente abierta y dispuestos a escuchar con auriculares de principio a fin como si fuera una película.

Fermin: Solo añadiría que hay un poco de lo que Dillom ya hizo, algo nuevo y algo que se desarrolló realmente en profundidad.

¿Cuántas canciones son?

Fermin: Son 18 canciones aproximadamente. Si hacemos vinilo vamos a tener que hacer doble incluso.

¿Suelen frustrarse si algo no suena como les gusta durante esta recta final del álbum?

Fermin: Hasta ahora no nos pasó, por lo menos escribiendo cosas nuevas.

Dillom: A veces me frustro cuando quiero escribir y siento que yo mismo me puse la vara muy alta. Hay barras que quizás no me gustan porque quiero ser perfeccionista y a los chicos les encantan.