“Es un recorrido por distintas canciones y con ellas, diversos paisajes musicales. Es la suma de muchas voces, de grandes colegas que me acompañaron, dejando su sello propio”, explica.

Por Santiago Torres

“Con letras cotidianas y simples, pero a la vez, profundas. Este disco es una compañía en este momento del mundo, lo es para mí y así espero que sea para todos los que lo disfruten”, describe Diego Torres a su nuevo álbum de estudio cuyas canciones que ya pueden escucharse en plataformas como su canal de YouTube y Spotify.
Desde su residencia en Miami, el artista nos habló de su flamante trabajo vía zoom.

¿Miami se metió en el ADN del sonido del álbum? Muchos ritmos latinos…

Creo que el disco es muy universal, no sé si muy Miami. A lo mejor porque mi mirada de Miami refiere a otra música. Creo que dentro de lo que es la música pop latinoamericana, en la cual me encuentro, este es un disco abierto, universal donde se mezcla lo electrónico (podés escuchar un dembow, un reggae) con cosas orgánicas como guitarras, ukelele, acordeón afrancesado – porque tiene otra intención que el acordeón folclórico más picado colombiano- el bandoneón en “Esa mujer”… realmente este álbum es un paisaje diverso que refleja un poco esta aventura mía en al música de tantos años viajando y llevando mi música y conectándome con otros lugares.  Siendo abierto con ganas de fusionar; siempre me gustó eso. Bueno creo que este disco es un reflejo de eso.

Decía Miami como hub, como un espacio de encuentro…

Bueno, sin lugar a duda es un lugar de encuentro en Latinoamérica. Lo que pasa es que a veces a esta ciudad se la malinterpreta sobre todo cuando la política mete la pata. Coincido con vos que es una ciudad de punto de encuentro, pasan cosas todo el tiempo, para un lado, para el otro, este uno, está el otro, te veo acá, te veo allá, pum… por eso uno la ha tomado como segunda base este lugar. Y bueno, creo que en eso sí se reflejó Miami en la música del álbum.

Además, allí tienen más libertad de movimiento

Si, y espero que las vacunas ayuden a más movilidad. Uno piensa que en momentos en que estemos más vacunados nos vamos a poder mover un poco más libres. Pero todo esto es día a día. Mientras tanto, Atlántico a Pie me posibilitó conectar a Latinoamérica con España, con Francia y con esos lugares que tienen que ver de alguna manera conmigo. Por eso en “Rinconcito” sumé esa mezcla de charlestón afrancesado y pensé en Florent [Pagny], cantante francés muy reconocido en su tierra, con mucho recorrido y mucho talento y gran persona.
Lo llamo y, ¿dónde estaba? En Buenos Aires, porque el tiene mujer argentina. Me encantó tenerlo en el álbum, es un gran amigo. Atlántico a Pie es eso, un puente que te hace viajar de un lado a otro.

¿Considerás que es un álbum conceptual?

Creo que sí. A qué me refiero: cuando estaba escribiendo y apreció la frase “Atlántico a pie”, pensé enseguida que era para un título, y después razoné que era el título el disco; me gustó me disparaba muchas ideas. Me llevaba a esto que estuvimos hablando: a la fusión, los arreglos, cantar con uno, con otro… me identificaba: yo soy Atlántico a Pie, cuantas veces crucé, yendo y viniendo… Ahora se cortaron los aviones, bueno sigamos a pie, como sea. Entonces ahí se armó el concepto desde la fotografía, la idea. Me ayudó mi mujer mostrándome fotos, y todo se empezó a gestar. Busqué un fotógrafo especial que es amigo nuestro que es fotógrafo de animales y suele fotografiar ballenas, entonces le dije: “Me vas poder sacar saca una buena foto a un animal como yo, en el agua” (rie). Fui por ahí y vi que había todo un camino que me identificaba, el mar, soy pisciano, vivo en el agua… entonces todo empezó como a unirse en un lugar.

Felicitaciones porque los singles de álbum están entrando entre las 100 mejores del Billboard Argentina Hot 100. ¿Te fijás en los charts? ¿Significan que funciona? ¿Lo esperabas? ¿Esperás mejores resultados?

Convivo con esa situación. Yo quiero que a las canciones les vaya bien igual que a los discos. Hay mucho trabajo puesto ahí. Y no es fácil poner hoy una canción dentro de esta mezcla de pop y urbano, hacer una canción que funcione en tantos países al mismo tiempo con toda esta renovación y cambios de tecnología que influye en la música… Yo trato de mantener mi esencia si bien siempre me refresco, me reinvento, pero porque es una cuestión natural mía a la hora de trabajar en el estudio.  Disfruto cuando las canciones van bien. El otro día hicimos un asado en casa de Fonseca para celebrar eso.