La artista colombiana lanzó “Te Dejé” este 5 de junio, “Una canción con toda la actitud”, compartió.

Diana Carolina Ramírez Gamero nació en Bogotá en el 2002. La cantante y compositora colombiana es conocida por su nombre artístico, Diana K. La artista dio sus primeros pasos con “Me haces bien” en el 2017. 

En el 2019, Diana innovó en su estilo con “Acércate” y “Dos en la Cabeza”. Sobre este último sencillo, la artista destacó: “Demuestra una faceta más grande, más arriesgada en la parte musical, que busca fusionar sonidos y vive su día a día apasionada y dedicada 100% a la música”. Este 5 de junio lanzó “Te Dejé”, “Una canción con toda la actitud, para que todos se sientan identificados, sobre todo las mujeres, que la canten a pulmón”, expresa Diana K. 

¿Cómo pasas este momento especial?

Estoy feliz, en mi casa, disfrutando de mi familia. Cuidándonos, compartiendo el tiempo junto a los que me aman y sobre todo trabajando en mi proyecto, creando música, buscando nuevas ideas para innovar en el mercado musical.

Este tiempo de parar, también seguro has reflexionado, ¿puedes encontrar algo bueno en la cuarentena?

Claro que sí, he aprendido muchísimo a conocerme, aún más. A mejorar cada día como persona, incrementar mi disciplina para las cosas que me apasionan y pasando mayor tiempo junto a mi familia. Siento que eso ha sido lo que he incrementado y en lo que he pensado mucho esta cuarentena. 

View this post on Instagram

⚠️ 05.06.2020 ⚠️

A post shared by DIANA K (@dianak) on

¿Quiénes te han influenciado para llegar a la música? 

Realmente esa parte de mi vida nació por interés propio. De pequeña me encantaba ver shows, puestas en escena e interpretación de grandes artistas como Alicia Keys, Beyonce, JLo en sus conciertos. La manera en la que interpretaban para que cada persona en su público se enamorara aún más de ellas. Me enamoré por completo de la música al ver estas puestas en escena como parte artística. Me hicieron darme cuenta que era una pasión que iba más allá que un hobbie. Que era un talento que yo tenía que demostrarle a mi familia, amigos, compañeros, y empezar a trabajar en ello y mejorar cada día. Mi interés nació viendo grandes referentes de artistas musicales, sobre todo artistas americanos. 

¿Qué artistas de hoy tienes como referentes?

Claramente no son los mismos que de pequeña, porque el enfoque musical cambió. Me encanta, admiro y tengo como referente número 1 a Karol G, me parece una artista integral. También me motiva mucho la forma de expresarse de Anitta. Su puesta en escena, su forma de ser, su forma de bailar. Me fascina Anitta, me parece espectacular. Entre otros, saco motivación e inspiración día a día. 

¿Qué crees que has aprendido desde tus comienzos con “Me haces bien” hasta “Acércate” y “Dos en la Cabeza”?

Desde mis comienzos, creo que he aprendido muchísimo. “Me haces bien” fue mi primera producción musical, lanzada en el 2017, yo estaba un poco más pequeña. Es muy diferente a lo que produzco actualmente. Con esta canción oficialmente arranca mi carrera musical profesional, ante mis amigos, familiares, todas las personas que me acompañaban ese día, porque estaba cumpliendo años y decidí que quería mostrarle a todos el nacimiento de Diana K como artista.

En la actualidad, mi más reciente sencillo, “Dos en la Cabeza” demuestra una faceta más grande, más arriesgada en la parte musical, que busca fusionar sonidos y vive su día a día apasionada y dedicada 100% a la música. He crecido muchísimo, tanto personal como artísticamente y cada día agradezco por todo lo que hago. Y le doy el doble de empeño. Una frase que me motiva cada día más es “el espacio que no hayas ocupado y no aprovechas, alguien más lo va a venir a cubrir y aprovechar”. Entonces, trabajo cada día con más disciplina, más pasión. Amo mi carrera y trabajo en ella al máximo

¿Qué proyectos tienes por delante?

En estos momentos estamos trabajando en los próximos lanzamientos. Este 5 de junio “Te Dejé”, que va a ser mi próxima canción. Una canción con toda la actitud, para que todos se sientan identificados con la canción, sobre todo las mujeres, que la canten a pulmón. Ya que en estos momentos las mujeres están llevando una batuta impresionante y una fuerza en el género, quise dedicarle esta canción a todas para que la canten. Y claro, otros proyectos musicales que tenemos guardaditos para lanzarlos. Espero que todas las personas que me siguen puedan estar pendientes y disfrutarlos. 

Debido a lo que está pasando en el mundo estos momentos, muchas cosas toman un rumbo diferente, hay que planear cómo lanzarlo, cómo llegarle a todas las personas desde lo digital, que les guste lo que hago, innovar cada día, buscar ideas. Siento que estos momentos de crisis mundial uno no tiene que quedarse quieto y esperar. Tiene que actuar desde casa, buscar iniciativas, buscar que las personas se conecten con tu música y vean que trabajas para ellos. Estamos trabajando muchísimo y este año venimos con nuevas producciones musicales, nuevos productores impresionantes y emocionados, porque cada una de las personas que escuchan estas canciones se enamoren aún más de este proyecto, tanto como yo. 

¿Qué te gustaría que el mundo aprenda de esta crisis?

Debemos aprender muchísimo a ser más tolerantes, más humanos. Tener más respeto por nosotros mismos y sobre todo con los demás. Una parte fundamental, siento que muchos hemos aprendido a no vivir la vida con afanes desenfrenados, pensando en el tiempo, en lo que está y lo que no está. Un afán cotidiano que no nos estaba haciendo bien y que nos hemos dado cuenta que no es fundamental en estos momentos. Siento que va a quedar mucho valor, muchos vamos a aprender a valorarnos, a valorar a los demás y la vida. Que es muy frágil, y muchos no nos hemos dado cuenta de lo frágil que es y no enfocarnos cada día en llenarla de cosas innecesarias. 

Muchos vamos a aprender muchísimo, nuevas tareas, a conocernos, a disciplinarnos, a convivir. Siento que va a ser un cambio grande para el mundo y tenemos que estar preparados. Lo que estamos creando en casa, tenemos que saber afrontarlo afuera, cuando se pueda. No dejarlo en una vivencia, en una etapa del mundo, sino empezar a implementarlo en la vida de cada quien cuando se pueda volver a la cotidianidad.