La cantante presentó ‘Wild Hearts Can’t be Broken’ durante la premiación. Además, respondió a las palabras de Neil Portnow, que dijo que las mujeres deberían “intensificar su trabajo”.

En blanco y negro, frente a la cámara y con una musculosa blanca, P!nk se desgarra cantando su nuevo single Wild Hearts Can’t be Broken; en algunas escenas se la puede ver junto a su hija. El video se lanzó un día después que la cantante contestara los dichos del presidente de la Academia de Grabación, en la noche de los Grammy.

En entrevista con Variety, el director Neil Portnow dijo que las mujeres deben “intensificar su trabajo” si quieren tener más presencia en la premiación en el futuro. A lo que P!nk respondió con una carta en su cuenta de Twitter: “Las mujeres en la industria musical no tienen que dar un paso adelante; las mujeres han estado avanzando desde el principio de los tiempos”.

“El último año musical perteneció a las mujeres. Solo reconociendo el talento y los logros de las artistas femeninas se enseñará a las próximas generaciones lo que es la justicia y la igualdad”, concluyó. En esta nueva edición los artistas más nominados y premiados fueron hombres. Bruno Mars se llevó seis estatuillas y lo siguió Kendrick Lamar con cinco.

Varios colegas apoyaron las palabras de la cantante; la actriz Reese Witherspoon retuiteó el escrito y Katy Perry la apoyó. Al igual que en los Golden Globes, la consigna Time’s Up estuvo presente en la ceremonia del Madison Square Garden con rosas blancas como símbolo de adhesión.