El artista venezolano lanzó recientemente "Tú no me conoces" junto a TINI.

En 2016, “Me Rehúso” cambió la vida de Danny Ocean de la noche a la mañana. El cantautor venezolano abrazó el éxito con calma y editó su primer álbum en marzo del 2019. Ahora, comienza una nueva etapa camino al sucesor de 54+1 con su segunda colaboración oficial: “Tú No Me Conoces”, junto a TINI. El artista ya había colaborado con la artista colombiana Karol G en “Miedito o Qué?”.

El reto más grande de Danny luego de “Me Rehúso” fue separarse de su creación y seguir adelante: “Como un bebé que se fue de su casa, ya tiene hijos y familia, y tú tienes que seguir cultivando en tu casa. Cada canción tiene su propio camino y el tiempo va a determinar tu marca y tu nombre”, comparte.

Lo más importante, el hit le indicó el camino más noble: la honestidad. “Me di cuenta del poder que hay cuando uno escribe desde el corazón”.

¿Qué hacés por argentina?

Promocionando el tema por acá y siempre vengo. Siempre vengo en primavera. Mis mejores amigos viven acá, esa es una razón por la que vengo mucho.

¿Cómo te sentís con el lanzamiento?

Increíble. Es una locura, salió con mucho poder. Es mi segunda colaboración oficial de mi música. Estoy feliz de haberla hecho con Martina, tenía un año la canción. Fue muy orgánico. Nos conocemos hace tres años y siempre decíamos de hacer algo. Hice la canción en México, se la mandé, le gustó y salió. El timing fue perfecto también, no esperaba estar aquí para el lanzamiento.

¿Por qué TINI?

No sé, imaginé su voz ahí. Sentí que era un universo donde encajábamos los dos. La canción habla de la libertad del amor, de lo rico que es un amor libre, de la verdad, de poder decir en la comunicación. Sentí que era bonito, un tema que podíamos compartir. Ella podía decirme con confianza si le gustaba o no y le gustó mucho.

¿Qué significa Argentina para vos?

Cada vez que vengo a Buenos Aires descanso. Duermo, me reseteo, estoy en paz, me siento tranquilo. Caminar por Palermo me hace sentir en paz. Tengo muchos amigos acá, pero también me siento bien solo. Me siento conectado con la gente, más allá de la diferencia cultural, siento que somos personas de carácter fuerte. Buenos Aires es una de las ciudades con más flow de Latinoamérica. Más allá de lo cultural, es la paz que me da. Ver la gente aquí, la vida cotidiana, cómo pega el sol, es especial. Aquí me siento tranquilo. Vivo en Miami y allá es todo muy agitado, aquí está eso también, pero es más tranquilo, artístico. No sé describirlo y me encanta, si te lo dijera con exactitud perdería un poco la magia.

¿Qué se siente escucharse en fiestas y eventos otra vez?

Bien. Creo que lo más sabroso es montarse a la tarima y recibir esa energía de nuevo. No crecí como otros artistas que vivieron en la tarima, me subí a un escenario luego de lanzar “Me Rehúso”. Cada vez que me monto es algo nuevo para mí. Vengo de dar shows en Dallas y Los Ángeles y allí pensaba “qué increíble poder hacer esto otra vez y sentir esa energía”. En la BRESH canté “Me Rehúso” con la gente y sentí la energía, te estás llenando de algo que no sabes, pero es muy bonito.

En tiempos en los que las canciones expiran con mayor velocidad, “Me Rehuso” continúa creciendo, ¿te das cuenta de lo que creaste?

No sabía lo que estaba creando, nunca lo supe. Hasta el sol de hoy estoy impactado por todo lo que ha logrado esa canción. Cumplió cinco años el mes pasado y sigo recibiendo mensajes, videos, comentarios de gente que ha conectado y es mágico. Es mágico cuando una canción sobrepasa las barreras que no habías esperado nunca. Porque para mí siempre fue una canción personal. “Me Rehúso” me cambió la vida, me cambió la vida de la noche a la mañana. Hoy sigo preguntándome qué pasó, qué fue y no se puede explicar. Creo que cuando una canción conecta, conecta. Esa es la magia de la música.

¿Y vos hacés música por eso?

Sí. Mi música está muy conectada con lo que yo vivo personalmente. Necesito vivir para escribir. Cuando estoy escribiendo, no estoy pensando en si va a llegar al palo o no, simplemente pienso en cómo me siento y después le busco la vuelta, si es funcional. Con “Me Rehúso” el timing fue clave, también el verbo, no es nada típico. Y, al final de todo, veo que fue algo honesto. Me di cuenta del poder que hay cuando uno escribe desde el corazón. No estoy pensando si va a ser funcional a la discoteca o no, en mi cabeza quiero que sea lo más cercano a lo que yo sienta. La practicidad y comercialidad está después, la semilla es lo más importante.

Marcó un camino también, ¿te pesa?

Justamente, en el video con Martina puse una pregunta que dice “Si nos quieren conocer, pregunten”. Una persona preguntó cuál fue el reto más difícil de superar. Creo que fue entender que “Me Rehúso” va por un lado y tu nombre va por otro. Entender que esa canción tiene su vida propia y se fue. Es como un bebé que se fue de su casa, ya tiene hijos, tiene una familia, y tú tienes que seguir cultivando en tu casa, continuando tu vida. Cada canción tiene su propio camino y que el tiempo va a determinar tu marca y tu nombre. Más allá del timing o de la alineación de los planteas, con “Me Rehúso” lo más importante fue escribir desde el corazón, desde lo que sentía.

Empecé “Tú No Me Conoces” en México con una amiga, cuando hablábamos de la importancia de tener libertad y verdad en las relaciones. Quise plasmarlo en una canción y así fue. Con “Me Rehúso” lo mismo, pensé “¿Cómo hago para hacer entender al mundo que es difícil dejar a alguien atrás y tener esos sentimientos con tu país, de donde tuviste que irte por necesidad y no elección?”. Todo eso en una canción, es un juego de sentimientos.

¿Qué querés que suceda con esta canción?

Quiero que llegue el mensaje, que la gente entienda que detrás de la verdad hay libertad. “Cuentas claras conservan amistades”. Un amor puede ser un amor intenso, pero tiene que ser libre, y si algo nos libera es la verdad. Para mí lo más importante es que las personas conecten con eso. El palo de escuchas es cool, pero me llenan más los comentarios de grupos de amigos que me transmiten el valor de la canción o la gente que dice que la ayudé en algo. Eso me llena, eso es lo que más me vale.

Por Josefina Armendariz