Por primera vez, Cultura Profética se encuentra compitiendo para ganar el Grammy en las categorías de Mejor Álbum de Música Alternativa por "Sobrevolando" y "Caracoles" como Mejor Canción Alternativa.

La banda de reggae originaria de Puerto Rico es reconocida por su particular estilo con toques de roots reggae, su tributos a Bob Marley​, y una discografía rica en exploraciones sonoras. 

Cultura Profética lleva más de 25 años de trayectoria. Su último álbum, Sobrevolando, no pudo ser presentado en vivo. Sin embargo, la repercusión llegó en números de escuchas y dos nominaciones a Latin Grammy’s.

Quería empezar felicitándolos por las nominaciones a los Grammy Latinos y, a poco de cumplir 25 años, ¿cómo toman el premio?

Omar: siempre es una buena noticia, cualquier reconocimiento. Nos vino muy bien, estábamos empezando a frustrarnos porque este es un disco nuevo que no hemos presentado en vivo. Nos faltó el vivo, la gente escuchando. Estábamos empezando a pensar en dejarlo ir y comenzar nueva música cuando llegó la nominación. Así que nos hechó combustible, de repente el proyecto tomó relevancia. La verdad, hasta casi se nos había olvidado que existían los Grammys. Pudimos haber pensado que un disco como La Dulzura era meritorio de esto y por las razones que sea no llegó. El momento es ahora. No lo veíamos venir.

¿Cómo ven el tema de la música en vivo?

Willy: la última fecha fue en México y era la primera de muchas. El último show fue el Vive Latino. Ahí tocamos algunas canciones del disco y fue increíble. Estuvo súper lindo pero nos quedamos con las ganas de tocar el disco completo, presentarlo a la gente. Es el mejor que hemos hecho hasta ahora, el resultado nos enorgullece. Estamos contentos con el proceso y el resultado.

El último respiro de la música, ¿cómo vivieron el 2020?

Willy: el vivo no nos gusta, es nuestra vida. Vivimos de eso y nos da vida. Es necesario para nosotros promover nuestra música en vivo, es lo que realmente mejor sabemos hacer. A diferencia de los artistas que hoy dominan mucho los medios sociales, nosotros no somos ajenos, pero no es lo nuestro. Llegamos a un punto en que, como no podíamos medir los temas en la tarima, quisimos seguir. Pero cuando vimos los números reales y las nominaciones vimos que el disco había hecho su historia. Impresionante. Más siendo un disco tan diferente, tan intenso. Aparte después de la expectativa cargada con La Dulzura, creo que nos dejamos fluir bien. Es muy difícil subsistir sin la tarima, como proyecto y económicamente.

¿A qué se debe el gran cambio de La Dulzura?

Luego del huracán, nos enteramos de una realidad que no creíamos existente. Eso se refleja muy bien en varias de las canciones de Sobravolando.

Willy: el huracán María fue devastador para la isla y el país, pero también vivimos huracanes personales en el proyecto. Tener que reinventarnos, ha sido bien loco pero todo ha desembocado en todo esto. Estamos sobrevolando estos problemas, como los logros de la carrera.

Ustedes son una banda de mucho mensaje y contenido social. ¿Cómo ven lo que ocurrió en el mundo?

Eliut: antes de la pandemia, vimos que estaba habiendo una revolución a nivel mundial, los pueblos estaban hartos de la corrupción y la injusticia. La pandemia apaciguó o calló todo esto que estaba pasando. Nosotros nos hemos estado educando, recolectando información. “Quedate en tu casa”, nos quieren separados porque les conviene. Nosotros venimos hace tiempo hablando de esto y el tiempo siempre nos da la razón. Hay mucha gente ciega que sigue defendiendo a quienes les roban su futuro y el de sus hijos. Nosotros estamos del lado de la justicia social, la igualdad, de pelear con nuestros recursos humanos. Del lado del cannabis, de la justicia, de que nos envenenan con la comida, donde nos metemos iniciamos esta conversación con respeto, pero inteligente. Luchamos por lo que nos beneficia a todos.

¿Cómo encuentran el equilibrio entre transmitir un mensaje y a la vez un placer?

Omar: lo más importante es ser honesto en lo que uno escribe y toca. Eso ha sido algo que desde siempre hemos proyectado, la honestidad y, a fin de cuentas, no se trata tanto de señalar o intentar predicar una verdad porque hay muchas verdades y es complicado atribuirse la razón siempre. Pero sí hemos logrado con la poesía lograr comunicar imágenes que te seduzcan a buscar más allá. A tirar algunos mensajes sutilmente que logren elevar el espíritu. El balance está en la naturalidad de lograr presentar las cosas sin buscar ser panfletero o señaladores, porque en una época era así. Pero la gente tiene muchos problemas ya para ir a escuchar más problemas a un concierto. Quizá en vez de eso logras, con el arte, conectar con el público, hacerlo sentir parte de lo que ocurre. Y relajados, están pendientes y el mensaje puede llegar. Hace poco me escribió una chica desde Miami diciendo que Cultura le devolvió la vida, que había pensado en suicidio y todo. Eso pasa frecuentemente y es una responsabilidad que asumimos. Algo de lo que hacemos comunica y lo respetamos.

Willy: a la larga, hay música que te conduce a ser mejor persona. A buscar más, nos lo han hecho saber jóvenes que tienen nuestra música como referentes.

¿Qué colaboraciones están trabajando?

Willy: estamos terminando una colaboración con Jowell y Randy. La segunda ya, la primera fue muy emblemática. El público pedía otra. Además tenemos otras con artistas que no podemos revelar todavía. También estamos lanzando los discos en vinilo.