Con su segundo álbum, 1000 vidas, los emisarios locales del rock de guitarras evolucionan con repertorio propio y colaboraciones de Chizzo, de La Renga, y Pato Sardelli, de Airbag.

Pensá en grande” es lo primero que se puede leer al llegar a la oficina de Daniel Chino en el barrio porteño de Colegiales. Es aquí donde la productora MTS –propietaria del Roxy, el Teatro Vorterix, el Teatro Flores y el flamante sello Level Music (Barco, Revanchistas, Sick Porky)– desarrolla sus ideas y decide por cuáles artistas irá detrás a la hora del booking cada temporada. El lugar resume a la perfección el espíritu del rock más clásico y, si se quiere, glamuroso. Posters enmarcados de Queen o AC/DC, fotos autografiadas de Guns N´ Roses, sillones de cuero negro, una barra merecedora de un Jack Daniels en las rocas y memorabilia de todo tipo –R2D2 tamaño real incluido– decoran un lugar que respira hard rock puro de guitarras Gibson Les Paul y amplificadores Marshall.

“El chino” nos recibe junto al periodista y vocalista Fernando “Carucha” Podestá, porque más allá de todos los proyectos, Coverheads (CVHS) se volvió una fuente inagotable de alegrías para ellos. La banda se formó hace nueve años, pero debutó discográficamente hace cinco con Rock cinco estrellas, un álbum con covers versionados al español de Aerosmith, Ramones o Billy Idol, entre otros. Nunca pararon de tocar y abrirles shows a los principales referentes del género, como cuando giraron con Slash por toda Latinoamérica. “Fue una aventura hermosa, la verdad que salió muy bien. Muchos decían que estábamos locos. La idea fue de Tracii Guns (L.A. Guns) cuando fuimos su banda soporte y nos sugirió que hiciéramos un disco de rock en castellano”, recuerda el excantante de Nativo. “Somos una banda de rock guitarrera, con la batería bien arriba, en la línea que marcaron AC/DC, Guns N´ Roses, The Cult, Motörhead o Motley Crue. No queremos ser un grupo glam tipo Poison o Cinderella. Algunos se confunden porque nos asocian de cuando tocábamos siempre en la fiesta Glamnation. Lo importante igual es cómo te parás en el escenario y encarás el instrumento. Nosotros arrancamos desde ahí, y por suerte siempre tocamos en lugares llenos. O en una fiesta, o abriendo un show o en un festival. Siempre disfrutamos y nos divertimos. Además, somos amigos que tocan la música que les gusta”, cuentan.

El grupo creció y tomó vuelo propio al punto que hoy se encuentran presentando su segundo trabajo, 1000 vidas, con todas canciones de su propia autoría. “No hay ni un cover. Fue a todo o nada. Cuando decidimos hacer un disco con temas propios, queríamos ver qué nos salía y ver hacia dónde iba la banda. Hicimos 32 canciones bien variadas. Eran ideas que veníamos trabajando cada uno desde hace tiempo. Incluso hay temas como Solo vos (sabés) que ya los veníamos tocando y, más allá de Vorterix, también sonó en Mega y en algunas otras radios como adelanto. El disco tuvo un despegue muy positivo y superó nuestras propias expectativas. Pensábamos sacarlo en marzo, pero ya estaba todo listo y lo lanzamos directamente en diciembre”, explica orgulloso el exbajista de la banda ochentosa Escocia.

Del álbum destacan el sonido conseguido y las participaciones de Gustavo Nápoli y Patricio Sardelli: “Lo grabó Damián Colaprette, que trabaja con Catupecu Machu. Acordate de ese pibe, es un genio. Trabajamos mucho las voces con Tripa [Germán Tripel, el otro vocalista del grupo], que es un capo. Con él nos distribuimos los temas y laburamos mucho las armonías. Por otra parte, hay un tema medio tiempo con tintes más modernos que se llama Billy the Kid con Chizzo de La Renga, con quien quisimos empardar dos voces bien ʽaguardientosasʼ. Fue lo último que grabamos, lo veíamos difícil porque él no hace muchas colaboraciones, había que ver qué le parecía, y sabíamos que si no le gustaba el tema, no lo grababa. Por suerte, le encantó. Lo conocemos de la vida, desde hace muchos años, de los encuentros de motos y de nuestros grupos anteriores. También está Pato de Airbag en Cada vez que te vas, que probablemente sea nuestro próximo corte”.