El artista, uno de los principales compositores argentinos, recientemente protagonizó una nueva edición de "Color Esperanza" junto a grandes representantes de la música latinoamericana y días atrás brindó un concierto por streaming desde la intimidad de su estudio.

Coti no se detiene. Para el Festival Online #ArgentinaEnLaCasa presentó una versión tocando varios instrumentos de su tema “Días”, realizada en el estudio de su casa en la Ciudad de Buenos Aires. En el video se puede apreciar al artista tocando diversos instrumentos además de su interpretación vocal.

Por su parte, además tras el lanzamiento del single anticipo de su próximo álbum llamado “Por Ahí” y de su documental, el 12 de julio brindó un concierto único por streaming donde tocó instrumentos con los que convive, como un piano que tiene más de 100 años y sus primeras guitarras, entre ellas una que le regaló Andrés Calamaro. “Fue un concierto único desde el lugar donde nacen mis canciones. La idea es desalambrar, desarmar, desmenuzar y llegar a la esencia, desde este lugar tan mágico e importante para mí”, expresó.

Color Esperanza te ha dado muchas sorpresas ¿no? 

Si, no deja de sorprendernos que siempre esté presente, que no descanse y lleva ya 20 años rodando y muchas versiones, y cada una de ellas es una nueva ilusión y mucha gente en muchas partes es como que la tiene a mano para cualquier situación de desesperación o de bajón. Así que alucinante cuando la gente de Sony me llamó para armar esta versión global. Así que muy contento.

Farruko, Cigala, Carlos Vives, Thalía, Nicky Jam… muchas grandes participaciones… 

Mucha gente sí. Está bueno poder sentir que ponés un granito de arena en esto que es una lucha de la Humanidad. 

¿Cómo ves la nueva generación de cantautores?

Creo que hay de todo, y veo mucha gente súper talentosa.  

¿En tu familia sos la primera generación de artistas?

De artistas profesionales si, de músicos no: tengo dos tíos abuelos que tocaban tango en Rosario, eran aficionados pero tocaban en orquesta, es decir que eran bastante pro. Y mi vieja es pianista no profesional, pero toca el piano desde siempre y lo sigue haciendo. Después está mi hermano, claro, que es uno de los violeros de Guasones y tocó conmigo un montón de años. Bueno ahora mis hijos se están dedicando mucho a la música, así que me parece que continúa. 

Vos y Andrés Calamaro son nuestros embajadores en España ¿está más fuerte que nunca el vínculo entre los dos países en materia musical? 

En Argentina siempre recibimos muy bien a los artistas españoles, no te olvides que en los 70´ con Serrat, después la llegada de Sabina, acá siempre fueron muy fuertes. En cambio en sentido opuesto, en España son pocos los músicos argentinos que sentamos una base fuerte de canciones y conocimiento. Como vos decías, Andrés y en los últimos tiempos me tocó a mí. Pero no es tan ida y vuelta como parece. Me encanta porque en Argentina consumimos mucha música española de diferentes generaciones pero a mi me gustaría que fuera mayor el ida y vuelta. Los músicos que hemos ido a vivir y nos instalamos allá nos hicimos un lugar, te hablo por ejemplo de Tequila (Ariel Roth y Alejo Stivel) que le fue muy bien, Moris en su momento, Andrés con Los Rodríguez en una banda mixta, pero todos viviendo allá. Por ejemplo a Fito se lo conoce por el disco que hizo con Sabina pero no se conoce tanto su música, a nivel  popular hablo, o Soda Stereo no llegó mucho a España, o a Charly tampoco se lo conoce demasiado. Es una pena porque estaría buenísimo que se conozca más de la cultura nuestra.  

¿Qué opinás de los nuevos sonidos como el trap? ¿Es la clásica forma de desafío de los chicos hacia sus mayores?

Si de algún modo, pero creo que las diferencias entre generaciones se achicaron mucho ahora. Primero porque las músicas van más rápido y, segundo, porque estamos más permeables a todo y veo que mi relación con mi hijo no es la misma que la de mi viejo conmigo. Ahora veo muchas cosas en común entre generaciones, en el idioma que se maneja la música, de hecho ellos escuchan mucha música que yo escucho y yo la de ellos. Los chicos de 15 ya empezaron a escuchar música que a mi me gusta, como Led Zeppelin, Bob Dylan o Pink Floyd y obviamente escuchan trap que a mi también me gustan muchas cosas, es decir qué hay una intersección de convivencia cultural y musical mucho más amplia que de nuestra época.