Sin canciones en Spotify, el rapero ya se ganó su lugar en el underground de la escena trap argentina.

Dentro de todas las facetas del under porteño, la que se permite crecer más rápido y sin pedir permiso es, definitivamente, la del trap y la música urbana. Ahí, dónde mejor se ve representado el nuevo sentido de la música actual, es donde aparecen, día tras día, nuevos artistas con gran futuro. Juan Solo es uno de ellos. 

Juan forma parte de la llamada New Wave, corriente de artistas con una visión propia sobre el sentido próximo de esta gran movida. También forman parte de ella artistas como Kidd Samu, I’ll Quentin, Grodays, Hwii, Broke Carrey, Dillom, Odd Mami, Saramalacara, Sayi y productores como Kuribo y LESTON6k.

Conocer la procedencia de Juan es vital para comprender su mundo y el de sus letras, ese crudo amalgama de vicios, violencia y realidad. Juan nació y creció en Villa Soldati, en el núcleo de una familia humilde. Desde muy chico se interesó por el canto y la música en general. Bandas como Korn, System of a Down, Limp Bizkit o Marzo del 76 (acá en Argentina) marcaron su interés por las letras en una canción. Ahí vio bien representada la crudeza en cuestiones cercanas a su propio universo: los problemas por dinero, por drogas, en la casa, en la calle.

No fue hasta los catorce años que, al conseguir su primer netbook, comenzó a enfocarse directamente en su música, aún sin tener demasiado tiempo para ello. A los diecisiete conoce a Grodayz y juntos hicieron “Maldito”. Ahí comienza a presentarse en vivo y a aumentar su participación en SoundCloud, plataforma de su elección a la hora de difundir su contenido.

Hoy en día, Juan está trabajando en un EP de trap hard llamado Fumadores Satánicos junto a Romeo La Gota, referente del under local. En los próximos meses, de la mano de Taiu Heredía (su manager y productor), se esperan muchas fechas que darán mucho para hablar. Estén atentos.