Con un show contundente de dos horas de los españoles, finalizó la sexta edición del festival más grande la provincia de Buenos Aires.

Por Benjamín García

En un día comandado por el ska y el punk, Ska-p, una de las más importantes en combinar estos dos géneros, y pionera en cantar sobre problemáticas que en tiempos que corren se encuentran en plena ebullición, dio el show más de mayor convocatoria de todo el festival y el último en el país antes de realizar un parate por tiempo indefinido. Los liderados por Roberto Gañan Ojea, mejor conocido como Pulpul, repasaron la mayoría de sus clásicos.

Anteriormente, desde el escenario principal, cuando el sol todavía pegaba fuerte, los Kchiporros, el grupo tropical paraguayo, retomó el clima de fiesta que ayer habían dejado Los Autenticos Decadentes y que más tarde se expandiría con la presencia de Kapanga, de asistencia perfecta en la historia de Rock en Baradero. Los liderados por el Mono fueron uno de los números más atractivos del de la jornada. Por su parte, Dancing Mood, comandados por Hugo Lobo, en uno de los shows más esperadas por el público, puso sus vientos al servicio del ska, reggae y calipso.

Promediando el encuentro, entre mosh y distorsión, Cadena Perpetua reafirmó que el punk todavía no murió. Además, el trío de Villa del Parque, que está cumpliendo 30 años de carrera , anunció la fecha más importante de su trayectoria. Será en noviembre en el Luna Park.

Otro de los puntos más altos del festival fue se dio con la actuación de Éruca Sativa, el power trío conformado por Brenda Martín, Lula Bertoldi y Gabriel Pedernera presentó un set en el que combinó a la perfección el rock crudo con nuevos sonidos digitales. Finalizado el show de la banda cordobesa, Árbol, luego de un parate de nueve años, llenó de energía y efusividad el escenario Spotify. Los de Haedo presentaron una lista que en la que no faltaron sus principales canciones ni los invitados (en “Trenes, camiones y tractores” subió el Mono de Kapanga). Antes de bajarse del escenario, Pablo Romero, el frontman aseguró que “Árbol volvió para quedarse”.

Si bien el ska y el punk fueron los dos ejes que sostuvieron el día tres en Rock en Bardero, las actuaciones de bandas y artistas nuevos que coquetean con géneros urbanos como Acru, Lxs Familia, La Movida o Militantes del Climax pintaron un lienzo de los tiempos que corren.