Después de que la red social anunciara que va a extender a 60 segundos la duración de los videos, compartimos un estudio de Nielsen Music que revela el impacto de Instagram en los artistas, sus ventas y el streaming.

Navegar por los posteos de Instagram del rapero G-Eazy se siente como encontrar el diario de un hombre y leer secretamente sobre años de memorias personales. La plataforma narrativa móvil sin dudas les ha dado a él y a sus colegas musicales una manera simple de ofrecerles a millones de fans una mirada rápida a sus aventuras cotidianas.

Ahora, un estudio único en su especie realizado por Nielsen, la consultora que provee de datos a Billboard para sus rankings, está analizando los comportamientos de los fans al evaluar el impacto de Instagram en la industria musical –particularmente en términos de ventas y de streaming– para determinar el valor off-line de la red social para los artistas.

“Me gusta Instagram porque es una conexión directa con mis fans; puedo compartir exactamente qué está pasando en mi vida y hacerlos sentir parte de ella –cuenta G-Eazy–. Estos días mi vida ha sido una locura, tengo la fortuna de poder viajar alrededor del mundo haciendo lo que amo. Casi que siento que he vivido cientos de vidas, e [Instagram] me permite capturar esos momentos y hacerlos tangibles”. Cabe destacar que los resultados del estudio de datos musicales de Instagram de Nielsen están basados en respuestas a encuestas recopiladas en 2015 a más de 3000 usuarios de la red en los Estados Unidos.

El informe revela que, en comparación a la población en general de los Estados Unidos, los usuarios de Instagram gastan un 42 por ciento más en música, asistiendo a eventos en vivo y comprando merchandising. Adicionalmente, muestra que el hip hop/rap como el que hace G-Eazy es el segundo género más oído, después del pop.

Las estadísticas finales resaltan la influencia de Instagram en el descubrimiento musical en los servicios de streaming. Notablemente, los usuarios de Instagram tienen el doble de probabilidades de pagar un servicio de este tipo. Y eso no es una sorpresa, como los usuarios de la red piensan y consumen visualmente, su plataforma de streaming más usada es YouTube, seguida por Pandora, Spotify, Soundcloud y Apple Music.

Los artistas constantemente lanzan teasers de su nueva música ya sea a través de un video o por arte promocional, a menudo diciéndoles a sus seguidores que miren, compren o “streameen” ese contenido en varias plataformas. La cantante Sabrina Carpenter, por ejemplo, recientemente promocionó el video de Smoke and Fire posteando pequeños extractos. Alentó a los fans a mirar el video complete en Vevo/YouTube. “Instagram es el lugar donde recibo las primeras opiniones sobre cualquier música que estoy creando o lanzando –contó Carpenter, que tiene 5,6 millones de seguidores en dicha red, a Billboard–. Le muestro a la gente dónde estoy en mi vida en ese momento particular”.