Así fue la primera jornada de la nueva edición del festival internacional en el Hipódromo de San Isidro.

Luego de dos años desde la última edición del Lollapalooza Argentina, finalmente llegó el día del reencuentro con las más de 300.000 personas que dirán presente a lo largo de todo el fin de semana.

Este día 1 comenzó con artistas como Rosario Ortega, Ainda, Limón y Bianca LIF, quienes se encargaron de recibir a los primeros fanáticos que se acercaron a los diferentes escenarios en el Hipódromo de San Isidro.

Por otro lado, Axel Fiks junto a su banda, presentó Amante Moderno, sin dejar afuera “Chica acuario”, que cantó junto a Goyo Degano, de Bandalos Chinos, y “Ojitos de MD”, con la participación de Angela Torres. Mientras Fiks interpretaba su álbum en el Alternative, Urban Rooters se encargó de llevar el freestyle al Perry’s con la FMS de la mano del chileno JNO y el representante nacional Tata. Ambos freestylers batallaron con el formato clásico de FMS, hosteados por Pluzito y bajo las bases de Zone.

En el escenario Samsung, LOUTA llegó con un show lleno de espectáculos: rodeado de performers. inflables de tiburón, papelitos, su ya clásica burbuja y las invitadas Marilina Bertoldi y Zoe Gotusso.

Pasadas las 16 hs, Emilia ocupó el escenario Flow con canciones como “Billion”, su éxito junto a Tiago PZK, “Rápido lento”, y su unión más reciente con Duki, “Esto recién empieza”. Además, tuvo la compañía de Rusherking para interpretar “De enero a diciembre”, single que ocupa actualmente el 21° lugar del Billboard Argentina Hot 100. Finalmente, la cantante cerró su show con “Como si no importara”, su otro hit junto a Duki y protagonista de uno de los challenges más virales en Tik Tok durante el último tiempo.

Los primeros pogos de la tarde llegaron de la mano de A Day to Remember, que ocupó el escenario Samsung e hizo vibrar a los miles de fanáticos a base de rock y metal.

Chita. Foto de Tute Delacroix

Para subir la apuesta lleg´o WOS, con un show cargado de energía y adrenalina. Sus canciones hicieron mover la cabeza y las manos a un público eufórico. Acru lo acompañó para el clásico momento de freestyle que deja en claro sus orígenes en El Quinto Escalón. Para concluir, Ca7riel se subió para interpretar “Niño gordo flaco”, una canción potente con un sample de Fat Boy Slim.

Duki llegó para cerrar la tarde y demostró por qué es uno de los máximos referentes de la escena urbana local. Reunió a la multitud con clásicos como “Tumbando el club” y “She Don’t Give A Fo” y sencillos más recientes como “Unfollow”. El rapero también invitó a Emilia al escenario para interpretar “Como si no importara” y “Esto recién empieza”, sus dos últimas colaboraciones.

Dillom. Foto de Tute Delacroix.

Uno de los debuts más esperados de la jornada era el de Dillom. El artista tuvo la oportunidad de desplegar un show de una hora, debido a la baja de C. Tangana, y su emoción por ocupar ese lugar fue visible desde el primer tema. Post Mortem es uno de los álbums del momento, y el show está a su altura.

Después de que A$AP Rocky tomara el Escenario Samsung, llegó uno de los actos más destacados de la noche: Miley Cyrus comenzó su show con una fusión entre su clásico “We Cant Stop” con “Where is My Mind” de Pixies. Con un look rockero, y lentes oscuros, la cantante ofreció un setlist equilibrado entre sus temas originales y los covers que le dieron mayor relevancia -y comprobaron una vez más su capacidad y versatilidad interpretativa- durante el último tiempo: “Heart of Glass” de Blondie, “Bang Bang” de Nancy Sinatra, “Jolene” de Dolly Parton.


Luego de lamentarse no haber visitado el país en muchos años (su visita anterior fue en 2014), la cantante quiso traer uno de los singles que la representaban por aquella época, “Jays on My Feet”, que comparte con Juicy J. En su repertorio también incluyó canciones de sus comienzos como “7 Things”, “Wrecking ball” y “Party In the USA”, dando fin a su show y preparando el terreno para el cierre de Bizarrap.