La marca llevó a dos actrices argentinas al festival más importante de los Estados Unidos. En su última fecha, Justin Bieber sorprendió a todos cantando “Sorry” junto a Ariana Grande.

Una nueva edición de Coachella pasó por Indio, California, Estados Unidos, y Heineken #LiveYourMusic estuvo presente una vez más. El festival es una de las paradas claves del año dentro la industria musical.

Este año el lineup de Coachella estuvo encabezado por Ariana Grande, Childish Gambino, Tame Impala y DJ Snake, y la presencia de artistas latinos como Bad Bunny, J Balvin, Rosalía y Mon Laferte.

Así como en el primer fin de semana, el highlight se lo llevaron los latinos con J Balvin al mando y rindiendo tributo al reggaetón en suelo estadounidense; la segunda jornada de Coachella estuvo marcada por la aparición sorpresa de Justin Bieber.

Después de subir a NSYNC y Nicki Minaj la semana pasada durante su show en Coachella, Ariana Grande aprovechó la presentación del domingo para invitar a Bieber. Un momento que la cantante de “Thank U, Next” no había planeado previamente.

El canadiense se subió al escenario y cantó “Sorry” antes de anunciar que un nuevo álbum suyo viene en camino. “Estoy vistiendo esta ropa porque no sabía que estaría arriba de un escenario hoy. Es mi primera vez en dos años”, dijo el canadiense que vestía una remera blanca y una campera verde oliva. “Muchas gracias por todo, próximamente lanzaré un álbum”.

Heineken es sponsor de más de 200 festivales de música alrededor del mundo, y volvió a estar presente en uno de los festivales más emblemáticos. Con una fuerte presencia en Coachella, la marca invitó a todos los asistentes a disfrutar de una cerveza fría, teniendo a la música como el aliado perfecto. Coachella es además un centro de “street style” donde convergen influencers, bloggers, celebrities y artistas de todo tipo, que disfrutan de la propuesta del festival y también marcan tendencia en el mundo de la moda.

Desde Argentina, Heineken convocó a las actrices Cande Vetrano y a Stefi Roitman, a vivir en primera persona el festival a pura música y arte, en un escenario único en medio del desierto californiano.

Coachella no solo destaca por su line up y estilo, sino también por las diferentes atracciones e instalaciones artísticas que se levantan en el predio. El artista Patrick Shearn se presentó nuevamente en el festival con su clásica instalación astronauta volador gigante. Francis Kéré, artista de Burkina Faso, presentó Sarbalé Ke, 12 torres coloridas que hacen referencia a los árboles baobab. También estuvo la instalación de Cactus colosales de Office Kovacs se realizó con siete cactus fluorescentes que tienen una altura que van desde los 6 hasta los 15 metros. Además, el estudio Newsubstance con sede en el Reino Unido, sorprendió a todos con “spectra” una torre de siete pisos recubierto en paneles de colores.