En seis canciones, la artista vuelva a presentar una voz y un flow que juega entre el soul, trap y R&B.

Pasaron apenas tres años de que Clara Cava comenzó en la música. Un camino abierto con “Notarlo Sin Decirlo” y “No Es El Color” , seguido de los EP’s Antibioticx y Nunca y Un Poco, y diversas colaboraciones. Este 2020, Clara Cavallero lanzó Lavandina. Un EP de 6 canciones y videos compuestos y producidos desde casa en colaboración con más artistas y productores.

Lavandina nació como algo espontáneo e inesperado. Es producto del encierro y el intercambio virtual. A fin de año llegará Martes 13, su primer disco de estudio producido por Lucca Beguerie (Usted Señalemelo).

En estos últimos años, Clara ha pasado por los escenarios de Niceto Club, Club Lucille o Centro Cultural Matienzo. Su primer EP Antibioticx fue el puntapié para que comience a llamar la atención y escuchar atentamente a Clara, su forma de cantar se destaca de la mayoría de las voces femeninas que conocemos. En julio de este año, fue parte del festival Argentina en la Casa (Billboard Argentina).

En sus canciones hay una notoria influencia de artistas de Neo Soul y R&B moderno como Lauryn Hill, Sade, Erykah Badu. Sobre una base de beats electrónicos, pinceladas de Jazz y cierto brío de Smooth Pop, Clara canta con un flow que oscila entre el Hip-Hop y el Trap, a veces cerca de la música urbana. Su música viaja entre lo emocional y lo racional, lo dulce y lo áspero, todo eso plasmado en su flow, sonido y lírica.