El consagrado director de videos musicales Benny Boom, que está a cargo del largometraje All Eyez on Me, anticipa detalles de la esperada biopic del legendario rapero. La película acaba de confirmar su fecha de estreno: 16 de junio de 2017.

Casi una década después de la muerte de Tupac Shakur, All Eyez on Me, la biopic del rapero que se desarrolló de manera pausada y se terminó de grabar en abril de 2016, finalmente se publicará el 16 de junio, el día del cumpleaños de Shakur. El célebre director de videos musicales Benny Boom (45) está al mando: luego de la renuncia de John Singleton y más tarde, la salida de Carl Franklin, Boom es el tercer director que tuvo el film. Cuando asumió el rol a fines de noviembre del 2015, no perdió el tiempo: la filmación comenzó en diciembre.

En agosto del 2015, Straight Outta Compton, el largometraje de N.W.A, se convirtió en la biopic más taquillera del mundo de la música. “Ese film nos abrió la puerta de una patada. Dejó el camino libre”, señala Boom. “Entendimos que podíamos llevar a cabo nuestro proyecto tal como queríamos”.

En la primera entrevista que el director da en profundidad, revela cinco detalles sobre All Eyez on Me:

  1. Abarca desde la cuna hasta la muerte —y más allá

Tupac —que es interpretado por Demetrius Shipp Jr.— vivió veinticinco tumultuosos años, y en lugar de enfocarse en un solo período de su vida, Boom planea incluir en la película todo lo que se pueda: “Comienza desde antes de su nacimiento. Sus padres pertenecían a las Panteras Negras; Van a poder ver los conflictos en su juventud, su relación con su madre, las figuras paternas que entraban y salían de su vida, qué cosas lo humanizaron y cuánto de todo eso lo convirtió en el hombre que terminó siendo”.

  1. No hay censuras

Straight Outta Compton fue muy criticada por omitir el violento episodio por el que Dee Barnes denunció a Dr. Dre, entre otros incidentes. Shakur tuvo sus propios problemas de violencia con mujeres. En 1995, fue acusado por abuso sexual, sin embargo, Boom afirma: “No ocultamos nada. Eso es una gran parte de su historia, porque la condena lo cambió completamente. No endulzamos los acontecimientos”. 

  1. Es revolucionaria

Podría decirse que Shakur es el rapero más venerado de todos los tiempos y que eso se debe a sus manifestaciones abiertas en contra del racismo. “Ese tipo de discriminación es un círculo vicioso, y Tupac fue una víctima. Fue testigo de la brutalidad de la policía”, dice Broom. “No es una simple biopic sobre de un músico, sino que trata acerca de una revolución. Él fue un mártir, alguien que murió por defender su causa”.

  1. No toma posturas

La relación entre Shakur y The Notorious B.I.G. fue la excusa para las peleas entre raperos de la costa este y oeste de los años 90, pero Boom aclara: “La obra intenta reflejar la verdad, no el punto de vista de alguno de los dos bandos. Eran dos jóvenes que actuaban de modo irracional. Incluso tenían pequeños ejércitos que hacían que el asunto fuese más exagerado. Nuestra historia deja una enseñanza”.

  1. No hay que creerle a los haters

Después de que Singleton abandonó el proyecto en abril del año pasado, reclamó que los productores no estaban siendo “respetuosos” con el legado del rapero. Boom refuta la acusación y acude a los dichos de la familia y amigos de Tupac que le dieron la bendición a la película para responder: “En América podés decir lo que quieras, pero eso no quiere decir que sea verdad”. Boom dice que Treach, líder de Naughty by Nature, lloró de emoción cuando visitó el set. “No me hubiese involucrado si no hubiese el debido respeto. Tupac es un ícono de nuestra generación y estoy acá para contar esa historia”.