Tras tres sold out en el Teatro Ópera en tiempo récord y un Luna Park anunciado para marzo de 2020, la artista se encamina a la conquista del continente. Una historia marcada por el sacrificio, la resiliencia y el empoderamiento femenino como bandera.

Artista de exportación

Otro de los distintivos de Cazzu con respecto a sus compañeros de género es que se convirtió en una de las artistas más requeridas en el exterior para la realización de colaboraciones. Pero no es ella quien los busca para sumar likes, sino más bien todo lo contrario: son los extranjeros quienes vienen a ella, creando un puente entre la música urbana de nuestro país y el triángulo Puerto Rico/República Dominicana/Medellín. “Hace muy poco me empecé a dar cuenta de lo que para ellos significaba trabajar conmigo, básicamente porque yo soy una persona que va por la vida haciendo; no me paro a pensar tanto, soy más de hacer. Me da mucha felicidad que la gente me conozca por mi música, o que algo de lo que hago les llamó la atención”. 

Pero este no es su techo: solamente basta recordar que Cardi B (la artista femenina número 1  del género) subió hace unos meses a sus stories de Instagram un video cantando Cazzu. “Lo que pasó con Toda representó algo muy piola y demasiado orgánico. En ese momento yo no entendía el business,  no sabía lo que era la RIAA ni lo que era un certificado de platino. Tampoco se conocía mucho a Alex Rose, yo no lo conocía a Rauw, y en Puerto Rico ellos eran la nueva ola, solo que todavía no habían llegado acá”. 

View this post on Instagram

@billboardar Septiembre

A post shared by ♡ иiña e м o (@cazzu) on

A la fecha cuenta con más de 10 colaboraciones con artistas urbanos, incluyendo a Alex Rose, Dalex, Rauw, Rafa Pabön, Sech y Bad Bunny

Así explica la jujeña los motivos de esa conexión con el mundo: “Una de las razones es, que dentro del grupo de los que estamos en Argentina, yo soy la más reggaetonera de todos. Me gusta, me gusta el reggaetón. Esa es mi escuela verdadera.  Y si me quiero inspirar, me pongo a escuchar reggaetón. Pero creo que el aspecto más importante de mi relación con el mundo y los artistas de afuera tiene que ver con mi personalidad. Todo es cuestión de estilo, de personalidad y carácter. 

“Loca” es un ejemplo de canción en la que se habla y canta si prejuicios. Se dice, se habla de frente y te deja la sensación de ‘listo ya lo hizo alguien primero, vamos todos’”

Tenés folclore, cumbia, rock, dubstep, nü metal, pero tu pasión es el reggaetón. ¿Cómo llegaste al género?

– Al principio había un versus entre el reggaetón con el mundo del hip hop; yo me tuve que enojar con el hip hop para poder expresarme en el reggaetón, porque era como si lo traicionaras. Para mi, interiormente, ese versus nunca existió, porque para ser reggaetonero tenías que haber sido antes rapero. Hoy podes empezar tu carrera con el reggaetón, pero en ese momento tenías que haber sido necesariamente rapero antes.

¿Qué pasa cuando el pop utiliza los elementos del urbano? ¿Lo sentís como apropiación cultural?

– No, no me pasa nada, cuando estamos juntos con los del ambiente nos reímos, pero si tenemos que pensar en apropiación cultural todos en Argentina somos una mezcla de culturas tremenda.  Yo si mañana me quiero poner a hacer K-pop lo hago sin ningún prejuicio. Es importante para nosotros por el ego musical, marcar la cancha y saber que no estamos en el mismo gang. Pero también pasa al revés, yo fui a los Premios Juventud en Estados Unidos, que son del mundo pop.

Toda esta semana Billboard AR estará publicando una nota al día sobre Cazzu a partir de la entrevista que se realizó para la tapa del mes de septiembre. Además, “La Jefa” ya anunció que el 14 de marzo se presentará por primera vez en el Luna Park, las entradas aún no están la venta.