El mexicano dio un show 'sold out' de dos horas y media en el mítico estadio porteño, en el que hubo invitados, primicias y un paseo por todo su repertorio. Crónica y fotos.

Un año atrás, Carlos Rivera agotaba las localidades del teatro Gran Rex, así que volvió con un nuevo desafío: el Luna Park. A quince días de su flamante presentación en el país, se confirmaba el sold out en el mismo recinto donde se presentó por primera vez en el país, abriendo los conciertos de su gran maestro Franco De Vita.

La lluvia constante de la noche no entorpeció el arribo de los fieles de Rivera. En la previa, la propuesta romántica del trío tucumano Destino San Javier precalentó la atmósfera del lugar.

De repente, las palabras ‘Yo creo’ invadieron la pantalla, detrás del concurrido backline de instrumentos. “Buenas noches, Buenos Aires”, saludó el mexicano cuando entró en escena, y sugirió: “Solo tienes que decir que sí, Buenos Aires”. De esta manera, dio inicio al repertorio de canciones con Quedarme aquí, una versión en español de Perhaps y el bolero Amar y vivir

“Hace 3 años llegué por primera vez a la Argentina, ilusionado en pisar los escenarios más importantes. Hoy es una noche muy importante para mí. Los sueños se hacen realidad y ustedes me están ayudando a cumplir los míos… Esta noche me disfrutan como quieran. Esta es una noche de Luna. Gracias Argentina, gracias a ti”, explicó el joven artista de 31 años para dar el pie perfecto a lo que seguía: Gracias a ti. Luego, y en medio de las dos bailarinas que lo acompañaron toda la noche, desdobló el medley de baladas: Por ti, Te me vas y Tu fuiste para mí.

La presencia escénica, el aplomo y el poder vocal del mexicano hace difícil no analizar las similitudes existentes con su coterráneo Luis Miguel, una comparativa que lo acompaña desde su participación en el reality La Academia, donde surge y resulta ganador en 2004.

“Escápate conmigo, Argentina”, invitó Rivera, y conectó con el tema Escapémonos. Y luego de la arenga “Viva México, viva Argentina”, el cantautor se desprendió del traje y reapareció descalzo y con un cambio total de vestuario. Se sentó en la escalera, y generó un momento acústico para interpretar Cambiar de opinión.

Luego, invitó al trío que ofició de telonero del show, para juntos hacer No es por ti, canción que forma parte de la edición deluxe de su álbum Yo creo.

Ineludiblemente, el mexicano hace mención del vínculo que lo une con Franco De Vita y cómo éste lo impulsó a escribir canciones. Soy un autor de inspiración…”, confesó, y dedicó el éxito Que lo nuestro se quede nuestro a aquellos “invisibles valientes, que se meten en tu relación y quieren borrar tu pasado”, como enuncia la letra de la canción. 

Seguido a esto, entran diez músicos argentinos, cada uno con un bombo legüero amarrado a la cintura para componer la percusión del tema Día de lluvia, inspirada en el folclore argentino -composición que le vino a la mente en el 2014, arriba de un avión a Buenos Aires, encargado en ese entonces de abrir los conciertos en el Teatro Ópera de su amigo Axel-.

Otro momento de emoción se generó cuando Carlos interpretó la canción de Sir Elton John, Can You Feel The Love Tonight en español, soundtrack del clásico de Disney El Rey León. El mexicano recordó su paso por el reality emitido por Television Azteca, donde ganó la final tras cantar este tema, que luego lo llevó a personificar en más de mil oportunidades a Simba, en la versión mexicana del musical homónimo a la película.

Siguieron Si te vas, No llores más y El ‘hubiera’ no existe, tema que lleva el nombre de su tercer álbum de estudio, el primero editado en Argentina. Tras un nuevo cambio de atuendo, el carismático cantor decidió invitar a una fanática del público “soltera, dispuesta a todo y sin vergüenza” a sentarse en un sillón en el medio del escenario para cantarle Tu juego de ajedrez.

No faltaron los anuncios exclusivos para la fanaticada presente: Carlos reveló que será el intérprete oficial de Otras vidas, la canción del nuevo film de Disney/Pixar Coco.

“Gracias a los de siempre, a los primeros, a los de ahora”, dijo atragantado de emoción, para dar lugar a la falsa salida con Solo tú, ya vestido con los colores de la camiseta de la selección argentina de fútbol. “Musicalizo historias de amor. Gracias Argentina por dejarme meter en las historias de sus vidas”.

Pero el fandom sabía que la fiesta no terminaba ahí. Con el videoclip corriendo en las pantallas, el sencillo Lo Digo -el último lanzamiento de Carlos Rivera que interpreta junto al dúo cubano Gente de Zona- abrió el encore. Después, convocó a su compatriota Karol Sevilla, la actriz protagonista de la novela juvenil Soy Luna para hacer Fascinación. Finalmente, interpretó los hits ¿Cómo pagarte? y Voy Amarte, composiciones que lo posicionaron dentro de los charts latinos mundiales. Se despidió con Deja amarte, envuelto en una lluvia de papeles y del incesante aplauso de sus fanáticos, que reconocieron el oficio artístico de uno de los cantantes de amor latino más destacados de los últimos tiempos.