El artista traerá el próximo 16 de febrero la magia de su gaita al Teatro Colón como parte del Festival Unicos.

Carlos Nuñez, considerado uno de los mejores gaiteros del mundo, llegará al Teatro Colón de la mano del Festival Únicos. En este concierto narrará su visión de lo celta como una utopía milenaria,

Nuñez ha logrado que la música folclórica de Galicia llegue a todo el mundo de la mano de sus interpretaciones y lograra gran visibilidad a partir de su trabajo discográfico A Irmandade das estrelas, recibiendo la bendición de artistas consagrados como León Gieco, Luz Casal y Gustavo Santaolalla, entre otros.´

¿Qué significa arribar al Teatro Colon el próximo 16 de Febrero en el marco del festival Únicos?

Va a ser todo un sueño de muchos años, se perfectamente lo que significa el Teatro Colón para  la gente de Buenos Aires, para los argentinos, es todo un símbolo que os conecta con la herencia europea y con la música clásica. Hemos preparado algo muy especial a la altura del lugar y del público.

¿Cómo es tener una gira sin final y no tener nunca descanso?

Bueno, si lo hace Bob Dylan que tiene la edad de mi padre ¿Por qué no lo haría yo?

Me hace mucha ilusión porque  normalmente cerramos las giras en Madrid, por tradición pero esta vez cerramos una gira tan potente como esta en Buenos Aires, en el Teatro Colón, donde además vamos a traer el aprendizaje de muchas cosas que hemos vivido, de viajes, de experiencias y lo haremos en uno de los teatros con mejor acústica en el mundo. Hemos tenido la suerte de llevar nuestra música a lugares como el Musikverein de Viena, Boston Symphony Hall, Royal Albert Hall, el Carnegie Hall o Sidney Opera House,pero es cierto que el Teatro Colón es del top 10 del mundo por lo que vamos a llevar toda esa sabiduría de todos esos años y experiencias. Va a ser un concierto sinfónico, con orquesta, con invitados sorpresa y vamos a poder viajar por todo tipo de novedades de los últimos años.

Además, vamos a llevar una gran pianista  de Santiago de Compostela que actualmente vive en New York llamada Isabel Pérez Dobarro y con la orquesta vamos a  viajar desde las bandas sonoras de las películas que hemos colaborado, música universal incluso como El concierto de Aranjuez y por supuesto habrá muchas sorpresas.

¿Recordás tus primeros pasos al dejar de lado la flauta por la  gaita?

Perfectamente, empecé la flauta como todos los chicos y chicas en la escuela y me enamoró el instrumento, me pareció mágico y el paso siguiente, al haber nacido en Galicia, fue la gaita. La primera vez que toque la gaita me desmaye por hiperventilación, yo era muy pequeño, tenía 8 años, creía que nunca conseguiría el sueño de hacerla sonar pero lo fui logrando poco a poco.

Cuando fuiste por primera vez a Norteamérica ¿Cómo fue la sensación de ir a un país que es totalmente opuesto en cuanto al lenguaje y a lo musical?

Es fascinante, en Estados Unidos, que pertenece a todo ese mundo del imperio británico, han vendido muy bien todo el mundo celta y de la gaita, en cambio el imperio español se centró en la guitarra,  pero eso no quiere decir que no existiese la parte celta y la gaita en todo el mundo hispánico. Entonces, la gran sorpresa para el público norteamericano fue descubrir que la gaita siempre fue una parte fundamental de nuestras músicas y que existió en toda Latinoamérica desde la conquista. Los sonidos de gaitas se transformaron en muchas cosas nuevas, en las músicas folclóricas nacionales de toda Latinoamérica, yo puedo reconocer el ritmo de la gaita en el chámame e incluso en melodías que van desde México hasta Argentina y Chile.