El músico, también parte de La Línea Azul, presentó el segundo adelanto de su primer disco solista y ahora llega con su videoclip.

Facundo Grandío continúa adelantando su disco debut. Esta vez, en forma de video. Luego de lanzar “Decírtelo” – con su respectivo video – y “Velo Azul” es hora de completar el universo de este último single.

El video fue ideado, dirigido y editado por Agustín Slapak. Protagonizado por Paz Selvatici y Pablo Ferrandini, plantea un universo de contradicción, desencuentro y contemplación donde el azul puede ser una musa que puede inspirar tanto como matar.

La canción es difícil de encasillar. Se trata de una balada pop que pasea de manera original entre el jazz y la bossanova. Grandío introduce la canción con un juego con su guitarra de nylon, a la par de las capas sonoras que envuelven su voz, grave, cercana y sincera. A su vez, lo acompañan tintineos, percusiones sutiles y arreglos orquestales de extrema delicadeza.

El sencillo pone una vez más a prueba la identidad de Grandío, que también es parte de la banda La Línea Azul: fusiona la búsqueda sonora con diferentes paletas de colores, inspirado en la música cinematográfica.

¿Qué le aporta el video al tema?

El videoclip en general reinterpreta la historia que el oyente cree al solo escuchar la música. En este caso, el “Velo Azul” es la metáfora de una barrera emocional que no me permitió avanzar en un determinado momento de mi vida con mi vuelo artístico. Al encontrarse con un equipo de trabajo audiovisual, en este caso, Agustin Slapak -director, productor e ideólogo – y Rosario Narvaja craneando el guión, se dio un resultado nuevo. El “Velo Azul” pasó a ser una mujer (Paz Selvatici), como una especie de femme fatale, angelical que “asesina” la consciencia del personaje principal (Pablo Ferrandini). Es decir, hay algo que se une con el concepto global de la canción, creada por mí, y hay una nueva visión a través de esta nueva historia ideada por el equipo de trabajo anteriormente nombrado.

¿Qué es lo que más te gusta de hacer música? ¿Y videoclips?

Lo que más me gusta de la música son los momentos en los que me trasporto con ella a un lugar donde no hay tiempo ni preocupaciones cotidianas. La canalización en la composición es un pilar fundamental que me sostiene como persona, tanto en el plano musical como en el arte de la pintura, la cual estoy explorando desde hace ya tres años.

El momento del videoclip es hermoso ya que me reúne con gente talentosa, siempre amigues, y me acerca al mundo del cine, que es otra de mis grandes pasiones. Aplicar mis composiciones a la imagen me da una satisfacción y una realización incomparable.

¿Qué aprendiste en este nuevo proceso?

En este proceso aprendí a disfrutar de él. Algo que nos cuesta mucho como seres humanos modernos es querer todo ya. Me di cuenta de que las cosas tienen un tiempo y ese tiempo no es necesariamente el que marca el reloj. “Velo Azul” es el segundo corte del disco que estoy terminando de armar con mi amigo, co-productor y mixer, Franco Bosnic. Una canción en la que aprendí mucho con él, y con las diferentes personas con las que grabé. Siempre muy agradecido de lo que me toca vivir, y siempre estando acá, mirando hacia adelante.