Al abrirse camino como solista, encontró la conexión más fuerte con sus fans y escaló hasta los lugares más altos del Hot 100 gracias a canciones y sonidos más cercanos a su corazón.

“La mayor parte del tiempo, la gente quiere que te quedes en el lugar donde las cosas ya funcionaron antes”, dice Camila Cabello. Ella sabe lo difícil que puede significar romper con algo: el año pasado, luchó para encontrar su identidad musical después de dejar el supergrupo de pop femenino Fifth Harmony.

Pero Havana, el single que según ella es una “canción de pop no convencional”, estableció a Camila como una estrella por sus propios medios. Su corte más exitoso hasta la fecha –llegó recientemente al Nº 2 del Billboard Hot 100, convirtiéndose en su sexta entrada en el chart como solista– es la representación más fiel de su estética, con raíces en su herencia latina (fue criada en México y, claro, también en La Habana, antes de mudarse a Miami a los siete años) y en su amor al hip hop (Havana tiene a Young Thug como colaborador).

Su álbum debut, The Hurting. The Healing. The Loving, será lanzado en 2018. “Los mejores momentos de este año fueron cuando me encerré, improvisé una melodía en freestyle y se convirtió en canción –dice Cabello–. Los temas de mi álbum van a representar este momento de mi vida. Hacer algo de la nada y saber que va a durar por siempre es muy copado”.

LA MÚSICA QUE LA MOVILIZA

Havana es una mezcla de la música que sonaba en mi casa cuando crecí y la que escucho ahora. En Cuba hacíamos unas fiestas en vacaciones donde tocábamos todo, desde Celia Cruz hasta Alejandro Sanz, pasando por Miguel [Bosé], Maná o Alejandro Fernández”.

INFLUENCIAS: RIHANNA, TAYLOR SWIFT… Y ED SHEERAN

“Rihanna siempre se renueva y está diez pasos delante del resto. Taylor Swift y Ed  Sheeran me inspiran a empezar a componer y aprender guitarra”.

SU ROL COMO MUJER

“Ser respetada [como mujer joven] es algo por lo que luché. Siempre vamos a tener que trabajar más y ser más inteligentes para pelear contra los prejuicios, y no solamente en la industria de la música. Pero ver a las mujeres de pie, solidarizándose entre ellas, me da esperanza”.