Franchie Barreiro y Manu Quieto, guitarristas de La Mancha de Rolando, confían en Fender para darle identidad al sonido de la banda.

Para una banda con más de dos décadas en la música, nada puede estar librado al azar. La Mancha de Rolando es consciente de eso. Por eso, Franchie Barreiro usa una Telecaster American Deluxe Sunburst con mango de Rosewood. Con sus trastes altos, trastera recta, clavijas con trabas y micrófonos Noiseless (que no meten ruido), además del sistema S-1 que la hace muy versátil, resulta el elemento que caracteriza a este grupo representativo del rock argentino.

“Somos fans del sonido del single coil. Nuestra música tiene ese aire folk country americano que amerita el sonido Fender en todos sus modelos –dice Barreiro–. Nos gustan mucho los instrumentos con personalidad que siempre mantienen un carácter único en su audio, por eso siempre tenemos una Telecaster y una Stratocaster a mano. Son infaltables en el sonido de Mancha de Rolando”.

Manu Quieto, voz líder y guitarrista de La Mancha, usa varias guitarras Fender, pero se destacan las Telecaster de mango de maple (de 1972) y una American Vintage reedición 52.

Este año, la banda celebra los 25 años desde su nacimiento y los diez desde el lanzamiento de Espíritu, uno de sus discos más celebrados. En abril pasado publicaron Venceremos, su álbum número 14, que tiene la particularidad de estar acompañado por una película al estilo road movie que acompaña a cada uno de los videoclips. “Vistos todos juntos, tienen un guión que entrelaza una historia”, explica Barreiro.