El frontman de Panic! at the Disco celebra el año en el que posicionó un álbum en el Nº 1 del Billboard 200, se embarcó en una gira compartida y obtuvo una nominación a los Grammy.

Este año no fue la primera vez que Brendon Urie se involucró con la industria musical: hace 11 años que es el líder de la súper exitosa banda Panic! At The Disco, pero el 2016 le demostró a Urie y a su grupo que la longevidad tiene sus recompensas; en primer lugar, su álbum fue Nº1 en el Billboard 200 −el primero para el conjunto−; en segundo, una gira compartida con Weezer, algo inimaginable años atrás; y finalmente, el reconocimiento en los Grammy.

Para cerrar este vertiginoso año, Urie y los Panic! subieron al escenario del Allstate Fan Fest en Nueva Orleans, Luisiana, la noche de año nuevo como parte de la celebración del Dick Clark’s New Year’s Rockin’ Eve con Ryan Seacrest. “No puedo pensar en una mejor manera de cerrar el año, es la frutilla del postre −dijo Urie sobre show de Año Nuevo−. Este fue mi año más loco”.

¿De qué manera fue distinto el 2016 a otros años de tu carrera?

Volví a sentir el entusiasmo que tuve con el primer álbum. Es increíble, porque nunca sabés si va te va volver a pasar. Los primeros días son los mejores; la primera gira, el primer álbum… Pero este último disco está ahí con los primeros. Me divertí mucho haciéndolo, y espero que se note.

¿Qué hizo que las cosas fueran de esa manera?

− Creo que todo empezó durante el proceso de composición, porque estaba muy entusiasmado con lo que estaba componiendo. Incluso pude superar los momentos de frustración, que no duraron tanto, para motivarme y entusiasmarme aún más sobre lo que estaba creando. Siempre me sentí satisfecho con las cosas que hice, pero esta fue la primera vez que me sentí tan feliz que no podía controlarme.

¿Cómo describirías, en una palabra, al 2016?

− Victorioso. No puedo ocultarlo, fue increíble.

¿Qué expectativas tenés respecto al 2017?

− Los Grammy, eso es algo que me tiene feliz. Y la gira que se viene… es muy loco pensar que todavía se puede crear algo nuevo al estar de gira. Estoy viendo en qué otro tipo de cosas no musicales puedo involucrarme. Vamos a ver qué tan peligroso me pongo.

Lanzaste Death Of A Bachelor en enero del año pasado, ¿tenés pensado lanzar material nuevo en 2017? 

− Sí, siempre estoy creando. Ya sea una letra o un beat, todos los días estoy haciendo algo. Nunca dejé de trabajar, así que me interesa la idea de hacer algo medio Frankenstein y ver si puedo juntar todo en una especie de rompecabezas para el próximo álbum. Voy a seguir componiendo hasta que eso pase. Parece que va bien por ahora. Hay un par de ideas que me gustan mucho.

*** Los destacados del año, según Brendon ***

ÁLBUMES DEL AÑO: Salió otra placa de Run The Jewels [Run The Jewels 3], así que estuve escuchando eso sin parar desde Navidad. Es espectacular. Tampoco puedo parar de escuchar Lemonade. Es algo casi constante: Beyoncé es la reina. The Weeknd es genial. Los álbumes son únicos. Cuando los escucho me hace querer componer. No algo que suene necesariamente así, pero algo que me llene de la misma manera.

CANCIÓN DEL AÑO: No me puedo sacar Black Beatles [de Rae Sremmurd] de la cabeza. Escuché bastante a Drake, Views es una locura; Controlla es genial, Child’s Play es un gran tema. Escucho muchas cosas que son bien distintas, porque hay algo intrigante en tratar de entender de dónde viene alguien, musicalmente hablando.

SHOW DEL AÑO: Bueno, técnicamente tuve un concierto gratis de Weezer por noche, y eso fue espectacular. Halsey me invitó a cantar en su presentación en Coachella, eso estuvo buenísimo. Fue la primera vez que me subí al escenario en ese festival. Escuché a los Guns N’ Roses también, fue bárbaro.

MOMENTO DEL AÑO: La gira con Weezer fue increíble. En la primera charla que tuve con Rivers por la gira, fue como ‘Ey man, ¿les gustaría salir de gira juntos alguna vez?’, y que él diga que sí, fue inesperado. Lo tiré para probar, pensando que nunca iba a decir que sí. ‘Ey, vamos a ser amigos en esta gira, ¡va a estar genial!’