La artista habló con Billboard AR en la antesala de la presentación íntima de su ópera prima, ‘Vos sos dios’, ya disponible en plataformas digitales.

El día previo al estreno de la ópera prima de Brenda Asnicar, bautizado como Vos sos dios, la victoria estaba asegurada. “Ya sentimos que está todo ganado, porque disfrutamos tanto el proceso que esto es un evento para compartir este disfrute con todos los que vienen”.

El viernes 17 de mayo finalmente llegó y Asnicar protagonizó un evento íntimo en Unísono –el estudio de grabación que construyó Gustavo Cerati–, para todos aquellos que formaron parte y confiaron en su proyecto. El show contó con la participación especial, nada más y nada menos que de Charly García, quien también forma parte del álbum. Juntos cantaron “You Are So Vain”, una canción de Carly Simon editada en 1973 que juntos versionaron para la ópera prima de la protagonista en cuestión. Luego, en forma de zapada hicieron clásicos de García como “El día que apagaron la luz” y “Pasajera en trance” para los pocos afortunados que asistieron.

“Ya pasó el proceso de gestación de todo esto y lo más lindo es disfrutar el proceso”, dijo la artista antes de presentar su trabajo discográfico entre sus más cercanos. “Es muy importante en el arte cuando tiene que salir, poder encontrarse con uno mismo. A veces al entorno le cuesta entender. Fue tan importante poder abstraerse de todo y encontrarse con uno mismo adentro, porque esas cosas te hacen entender un poco el proceso, hacia dónde vas; el por qué y el para qué hacés estas cosas”.

La actriz y cantante no dejó ningún detalle librado al azar. Hasta los tonos del set tienen su razón de ser. El azul y el violeta son dos colores sumamente importantes en el disco que se ven reflejados también en la escena. La naturaleza fue fuente de inspiración y materia prima a la hora de diseñar la tapa, elegir la música y seleccionar el equipo de trabajo. “Lo natural es que fuera fluido”. Y así lo fue, porque la excusa de la reunión fue la música, “que es lo más importante”. Nada más. Y agrega: “La idea es que puedan venir a disfrutar y a sentir lo que fue el proceso”.

Asnicar habló de las dificultades a la hora de hacer un disco independiente. “A veces llamás a músicos a cantar y te dicen que no tienen tiempo o que están ocupados. Y, de repente, que haya venido Charly a grabar las canciones fue como una enseñanza de lo que es él realmente”. Desde temprana edad lo escuchaba, gracias a su papá, quien le inculcó el amor por su música. “Nosotros estábamos trabajando en nuestro templo y que haya venido él a ponerle la cerecita al postre, fue increíble. Siempre voy a estar agradecida de todo lo que me enseñó y ahora más todavía. Eso es magia”.

Para concluir, la artista dejó un mensaje en concordancia con la importancia de disfrutar del proceso y del trabajo creativo que nace de una conquista interna, del arte de fluir y de la importancia de encontrarse con uno mismo a la hora de componer. “Si uno sigue su corazón y su sueño, y hace lo que uno quiere, no se deja ensuciar porque a veces te dicen ‘tenés que hacer esto y esto’. Y uno tiene que seguir siempre su corazón”.