El principal sospechoso es Lars von Trier.

En medio de todas las acusaciones de acoso sexual de todas las actrices (Gwyneth Paltrow, Ashley Judd, Angelina Jolie, Cara Delevingne, Emily Nestor, Mira Sorvino, Rose McGowan, Asia Argento, Zelda Perkins, y muchas más) que tuvieron el valor de desenmascarar al productor de Hollywood Harvey Weinstein, otros artistas se sumaron al movimiento #MeToo, que consiste en develar la magnitud del problema del acoso sexual en la industria y en la sociedad.

Así, Björk acusó a un “director danés”, aunque consideró que es extremadamente difícil compartir esta información, ya que, por lo general, se ridiculiza a las mujeres en estas situaciones. Las lupas apuntan a Lars von Trier, el danés con quien Björk trabajó en Bailando en la oscuridad. “Empatizo con todos aquellos que dudaron en compartirlo, incluso si fueron años. Pero siento que es el momento oportuno para generar un cambio”. A continuación, dejó una lista de actitudes que hacía el director y que considera como acoso sexual.

“1. Después de cada toma, el director corría hacia mí y me abrazaba durante un buen tiempo, ya sea delante de todo el equipo o cuando estaba sola, y me acariciaba durante varios minutos contra mi voluntad.

2. Después de dos meses de esto, le dije que parara de tocarme. Se enfureció y destrozó una silla delante de todo el equipo, tal como lo haría alguien que siempre ha toqueteado a sus actrices. Luego, nos invitaron a irnos a casa.

3. Durante todo el rodaje, hubo avances sexuales constantes por su parte, a través de susurros muy incómodos y paralizantes, que yo no deseaba para nada, y que incluían descripciones gráficas, a veces estando su mujer a nuestro lado.

4. Durante el rodaje en Suecia, me amenazó con saltar desde el balcón de su habitación hacia la mía durante la madrugada, con una clara intención sexual, mientras su mujer se encontraba en la habitación de al lado. Yo escapé a la habitación de mi colega. Esto es lo que me hizo dar cuenta de lo grave que era el asunto, y por lo tanto, lo que me hizo mantenerme firme.

5. Su productor se inventó historias sobre mí para la prensa. Dijo que yo era una persona difícil. Esto encaja perfectamente con los métodos y el acoso de Weinstein.

6. No toleré ser acosada. Ahí es cuando me describieron como la difícil. Si ser difícil es rehusarse a ser tratada de esa manera, entonces lo soy”.

Por su parte, el cineasta reaccionó ofreciendo una declaración al medio Jyllands-Posten, de origen danés. “No fue así, pero es un hecho que no éramos amigos” A su vez, el productor Peter Aalbaek Jensen, agregó: “Por lo que recuerdo, nosotros fuimos las víctimas; ella era más fuerte que Von Trier, nuestra firma y yo, y lo discutía todo”.