El músico lanzó “Vámonos” recientemente, un single con un video realizado por el artista con la actuación de Delfina Chaves.

El trabajo audiovisual de “Vámonos” acompaña el nuevo significado de la canción en los días que corren. Si bien la letra fue interpretada por sus seguidores como un reflejo de la actualidad, fue escrita antes del contexto de crisis actual nos cuenta Benjamín.

Después del tema con los Decadentes, sorprendiste con un tema guitarra y voz que va a quedar en el soundtrack de la cuarentena…

Puede ser, puede ser. Lo que pasa es que no fue buscado de esa forma. Esta canción estaba escrita desde enero. Es una melodía que empecé repasando las notas de voz de un teléfono que no tengo más, se me quemó. La arranqué el 26 de diciembre y el 13 de enero la cerré. Teníamos otras canciones para sacar y no pensábamos sacar esta. Pero se resignificó. La letra la escribí por una historia personal con mi mujer. Siento que todo se resignificó en esta película que estamos viviendo. Me la jugué.

Cambio 360°. En este tema vi a Spielberg…

Son dos cosas diferentes que se unieron. Una cosa es la canción, que ya estaba hecha. Y después fue el video. Ahí sí me animé a reescribir la canción para el lado más honesto, lo que estoy viviendo acá. Esta historia de amor a distancia que armé, la invité a Delfi Chaves a que se sume a actuar y lo hizo increíblemente bien. Le mandé un trípode en una moto, qué plano, ideas. Después lo edité yo.

¿Qué tenías de la canción?

Me encantaría poder mostrártelo. No perdí todo, porque aprendí a hacer el backup. Estoy cargando un teléfono viejo que me prestaron. La nota de voz empezó en el auto, saliendo de lo de Peter, el estudio en Colegiales. Llovía, estaba melanco, empecé a recitar. A hacer la melodía. Me la grabé y después, como no hago ese género porque no sé hacerlo, lo encajé en una melodía. Es muy simple armónicamente, son tres acordes. Cuando tenía armada la canción me junté con Mechi Pieretti. Mechi es una gran cantante y compositora. Ella viene absolutamente del género urbano y yo no. Nos unimos bien. Me junté con ella y le mostré lo que tenía. Le gustó, corregimos el estribillo. La mejoró un montón. Se armó y el riff ese ya lo tenía de otra canción. Está bueno ese ejercicio de tomarse cosas propias y que termine con un mejor efecto en lo nuevo. 

¿Qué decís del video y del giro del destino? 

Me hace muy feliz que este tema nació para una cosa, pero el video lo ubicó en el presente. No tenía otra que hacerlo en casa. Me ayudó mi novia. Delfi se filmó. Esa situación del video reforzó un poco la historia de la canción y es lo que se convirtió. Me gusta que la gente le ponga su historia a las canciones también, esto está buenísimo.

“Las Flores” entró en nuestro Hot 100, es muy loco para los argentinos entrar ahí… entra Lali, Abel, TINI, pero es difícil…

Sobre todo con un estilo de música que ahora no es furor. El pop rock que siento que hago está un poquito corrido del trap y lo latino. Y aparecen estas canciones como “Las Flores” con los Decadentes, en la que se coparon un montón y ni lo veían venir. Se terminaron recontra copando y me apoyaron, me pusieron en su artist pick en Spotify, sentí esa camaradería que creo que la ganó la canción. Al final, vos lo sabés mejor que nadie, está bueno tener un buen feat, te abre las puertas, te conecta, se mezclan públicos. Pero está bueno que sea honesto. Sino no funciona. El de marketing no funciona, o lo hace por tres días.Para mi fue un honor y por ellos les gustó la canción.

Son canciones que te exceden a vos… el que escucha interpreta lo suyo

Claro, en Las Flores fue “de qué flores habla”. Esta canción me hizo muy bien escribirla, lanzarla, sobreponerla por sobre las otras que estaba preparando para lanzar. Ahora veo que fue la decisión correcta. Si a mí me hace bien la canción en este caos y si trae esperanza, esa sensación, para mí es un objetivo cumplido. No habla de la pandemia y si te puede traer un alivio, yo suscribo.

¿Qué significa “Vámonos que va a cerrar”?

Un restorán. Esta canción nace de estar en un restorán con mi mujer y los mozos con cara de: “Bueeeeeeno”. Café, la cuenta, vámonos. Nació de ahí. Lo que va a cerrar ahí es un restorán. Es esa propuesta que calculo que a más de uno le pasó. Tenés que seguirla porque con tu conversación estás yendo a algún lado, nace de eso. Es dónde estás. Es como un “Sigamos esto en otra parte”.

Te vi en “Casi Feliz”. Amerita una segunda parte…

No vamos a spoilear, pero creo que sí. La respuesta y lo que generó en la gente fue increíble. Comenta viéndolo.