El actor, músico y compositor lanzó “Magnetismo” junto a Coti y anunció su primer show live streaming para este 13 de diciembre.

El 2020 fue un año de gran actividad musical para Benjamín Amadeo: lanzó “Vámonos” en los comienzos de la cuarentena – con un video realizado por él mismo – y la fuerza de sus canciones impulsó colaboraciones con Los Auténticos Decadentes en “Las Flores” y con Coti en “El magnetismo”, su último sencillo.

Además, Benja se encuentra en el proceso de finalización de grabado y producción de su segundo disco de estudio: “Tenía ganas de presentar el disco, su nombre, arte, los temas y más, pero me gustaba hacerlo con una fecha de presentación”. Sin embargo, ante la necesidad, el artista prepara su primer live streaming para este domingo 13 de septiembre.

¿Cómo andás?, ¿cómo vivís estos días?

Bueno, con un poco de pudor digo que la vida en cuarentena se parece mucho a mi vida fuera de la cuarentena. Porque me levanto a la mañana, cargo mi mate y vengo acá a trabajar, estoy mucho en mi casa trabajando. En ese sentido, no encontré muchas diferencias, en términos logísticos y de desplazamiento. Trabajo mucho acá. Sí encuentro diferencia y contraste en los fines de semana, porque en general no estoy nunca en casa y estoy tocando o disfrutando el fin de semana. Entonces, sí, tengo como esa rutina. Siempre fuera de cuarentena estoy mucho en mi casa en la semana, y poco en los fines de semana. La pandemia y la cuarentena no cambiaron mucho mi rutina en la semana y se me hizo fácil llevarlo y concentrarme para seguir haciendo cosas, pero extraño mucho tocar y el ritual que conlleva hacerlo. O tener la posibilidad de armar fechas, eso lo extraño un montón. Así que la vengo llevando normal, con mis altibajos, hay momentos que estoy más disperso, otros más concentrado, pero siento que aproveché el tiempo. Para hacer canciones, para escribir cosas nuevas, para terminar el disco, así ́que estoy trabajando mucho en casa.

Me imagino que para el artista es frenar y poder concentrarse un poco más en su arte

Sí, obvio. Pero lo que pasa es que extraño, y teníamos un grupo de trabajo muy habituado a salir a tocar, conciertos vendidos y un montón de expectativas con este año que, como todo, se reconfigura y hay que volver a armarlo. Pero también estoy muy contento con las cosas que pasaron, pude estrenar un montón de cosas que había generado el año pasado, película, serie, canciones nuevas, no me puedo quejar.

¿Cómo se dio el tema con Coti? 

“Magnetismo” nació en una sesión con Nico Landa, Cuino y Peter, productor, coproductor conmigo en el disco. Cada tanto armo sesiones con músicos que me gusta lo que hacen para generar nuevas canciones y el estribillo nació en esa sesión. Después fui a casa, seguí trabajando, armé estrofa y precoro y apareció. Cuando aparece la canción es una sensación increíble, pocas cosas se pueden igualar. Nació ahí, y la empecé a terminar de armar en mi casa después de la sesión con los chicos. Esto fue en enero. Y después habíamos pensado, yo tenía muchas ganas de compartir de nuevo una canción con alguien, como había pasado con los decadentes y se me hizo muy fácil darme cuenta que con Coti era con quien la quería hacer. Primero porque lo admiro mucho, hace rato tenía pensado animarme a invitarlo a cantar. Y después porque la canción me llevó a él. Incluso siento que hay mucho de las melodías de Coti que nos ha regalado en el tiempo, a todos los que escuchamos su música, que siento presentes en esta canción de alguna manera. Así que se me hizo muy contundente de que tenía que ser él. 

Y después es animarse. Yo venía escribiéndome con él por Instagram en modo fan, le compartía mis lanzamientos y todo. Le pedí el teléfono y lo encaré como quien encara por Instagram. Le pedí el Whatsapp y le hablé. Le dije: “Estoy armando esta canción, ya la tenemos para mi disco y en la única que pienso para compartirla es con vos, me da mucha ilusión que seas vos. Si te gusta un poco dame la chance de convencerte con un llamado”. Me contestó a los 10 minutos que le encantó, caminando, con barbijo y me dijo que me llamaba al día siguiente. Al otro día efectivamente me llamó y me dijo “Lo escuché con tiempo y re estoy para hacerlo”. Así que imaginate mi sonrisa de oreja a oreja, haciéndome el cool. Muy agradecido.

¿Es un referente para vos Coti?

La influencia y relevancia que tiene Coti en la música latinoamericana es un sueño al que no me atrevo tanto. A mí lo que me está pasando con compartir las canciones con alguien, el famoso feat, es que siento que he tenido mucha suerte. Me da orgullo y placer que mi canción “conquiste”. A Coti no le cambia nada hacer una canción conmigo o no, un tipo con su carrera. A mí sí me cambia muchísimo, pero creo que es la canción la que lo convence. Mismo con los Decadentes, a ellos no les modifica el año hacer una canción conmigo, y a mí me cambia la carrera. Entonces creo que son las canciones las que hacen el trabajo de persuadir y convencer y eso me da mucho orgullo y mucho placer haber tenido este tipo de colaboraciones

La fuerza de la canción…

¡Total! Y también entender que hay algún lugar de la canción que uno hace en donde otro artista se encuentra y se siente cómodo, con algo para decir y cómodo para sumarse. Eso es muy natural, no se fuerza nada acá, nadie tiene el compromiso de nada. Es puro gusto, placer por hacer canciones con gente que uno quiere. Así que yo feliz. 

Te veo haciendo una colaboración con Natalie Perez…

Sí. Es inminente que hagamos algo. Hay que encontrar qué, pero lo más importante es que tenemos una hermosa relación. Nos conocemos hace muchos años, te imaginarás por el mundo de la actuación. Lo loco es que yo nunca actué con ella, pero la conozco hace mucho. La quiero mucho y me parece que es una artista increíble. Como actriz, cantante y compositora. Es fantástica Natalie, ojalá hagamos algo juntos. 

Se viene un nuevo disco, ¿qué rol cumplen las canciones que sacaste este año?

Bueno. Estoy en el proceso de finalización de grabado y producción del disco. Lo que pasa es que todo se frenó, no por el material, sino porque mis ganas de presentar un disco, y el concepto del disco – este es un disco conceptual – las canciones tienen un porqué: un porqué hablan de lo que hablan y eventualmente cuando salgan las canciones del disco se va a entender de qué manera están conectadas entre sí. Lo que pasa es que tenía ganas de presentar el disco, su nombre, arte, los temas y demás, pero me gustaba hacerlo con una fecha de presentación. El lanzamiento como: “este es el disco, de esto se trata y lo vamos a cantar juntos en tal momento en tal lugar”. Y la verdad que por ahora no lo puedo hacer, se nos hace a todos muy difícil poner fecha y lugar. Así que me lo estoy reservando y vamos a guardarlo hasta que tengamos clara alguna fecha. 

Y ahora vas a hacer un show por streaming, ¿de dónde salió?

La verdad es que quería esperar. No sabíamos cuándo íbamos a empezar a salir y plantearnos un concierto, así que no me apuré. Veníamos de hacer un concierto muy lindo en San Isidro, íbamos a hacer La Plata y lo tuvimos que mover. Tuvimos que cancelar otro show y estábamos muy cerca para decir: “Bueno empezamos la cuarentena, pero termina y seguimos tocando”. Y ahora no sabemos cuándo va a pasar eso. Fue ahí cuando decidimos que, para no abandonar el show, es una necesidad propia y una necesidad de quienes tienen ganas de cantar las canciones. En este caso, desde su casa, compartiendo con la familia, con alguien, que disfruten de los temas que vienen escuchando hace tiempo y también proponer un espacio para estrenar “Magnetismo” y “Vámonos”, el corte anterior. Tocar se volvió una sana necesidad. Vamos a tocarlo, porque sino pasa mucho tiempo y no está bueno.

Pero es genuino y es lo que tenemos…

Es lo que tenemos y no hay que dejar de tocar. A mí me hace feliz y creo y asumo que a quienes me siguen también también los hace feliz. Invito a través de este medio a todos los que tengan ganas de sumarse. 

Qué bueno que nombraste “Vámonos”, me sorprendió cómo armaste todo el video vos solo, ¿siempre tuviste esa garra o los tiempos la demandaron?

No, soy así. Soy así de insoportable desde que nací. Soy insoportable, me gusta mucho lo que hago y me gusta desafiarme y decir: “Bueno, estas las posibilidades que tengo, hoy la alternativa es hacerlo en casa, voy a tratar hacerlo lo mejor que puedo”. Se me ocurrió esta historia de amor a distancia que armamos con Delfi (Chaves) y quisimos retratarla lo mejor posible. 

A mí lo que me gusta de hacer videos también, que eventualmente lo voy a empezar a delegar porque me saca mucho tiempo para avanzar con las canciones, más si salgo a tocar. En abril, mayo estábamos más complicados para movernos y demás, pero a mí hacer videos me da la oportunidad de reescribir un poco las canciones, como darle una mirada visual, desde mi punto de vista, y creo que eso está bueno. De hecho, “Vámonos” es una canción muy especial para mí, no es de pandemia, cuarentena, nada; pero el video sí. El video retrata el encierro, el hastío, lo que estábamos viviendo en ese momento. La melancolía, la baja tolerancia a la frustración. Todos los lugares donde nos vimos estos meses. 

Entonces, siempre fui así. Al principio de la cuarentena no tenía tantas posibilidades de conectarme con otros y demás, y se ve un poco más a flor de piel que tengo ciertas habilidades para filmar y editar que vengo cosechando. Mi primer trabajo era hacer videos sociales, para fiestas de 15, casamientos. Sé filmar y editar hace como 15 años. Fui adquiriendo habilidades que ahora, como se complica compartir el trabajo con otros o filmar videoclips me viene muy a mano. Si hubiese trabajado de chico haciendo macetas por ahí no me serviría tanto para hacer videoclips. Pero filmo un montón, y mi laburo como actor me dio muchos aprendizajes que ahora me vienen bomba. 

Muy justo para los momentos de ahora, que se pone un poco a prueba al aritsta que puede hacer música desde su casa

Sí, y también viendo las posibilidades que tenés. Yo ahora hice el video con Coti y las posibilidades eran con protocolo, equipo reducido y con eso hicimos lo mejor que pudimos. Hicimos lo mejor que pudimos hacer con las circunstancias que tuvimos.

¿Qué onda el video?

Yo quería, sobretodo, un video bien arriba. Energía, bailando la canción. Siempre he cargado mucho a mis videos de historias y narrativas. Acá quería otra cosa, un video visual con mucho color, como con alegría. Un video que imprima cierta alegría. Esa fue mi misión. Es un video divertido, sin tanta narrativa, compartiendo la canción. No pretende ser otra cosa que lo que es.

Hablaste de la actuación, ¿cómo administrás tus artes?

Es un balance que voy encontrando a medida que van apareciendo o surgiendo los proyectos. No sé cómo hago, pero trato de no descuidar ninguno. Sin que sea una tarea insoportable, trato que sea un disfrute. Siento que lo llevo bien. Trato de no descuidar ninguno, trato de hacer proyectos con la actuación que no me saquen todo el año, que no me comprometan una determinada cantidad de tiempo para poder salir a tocar, componer, viajar. Las películas, series, de tiempo acotado, no una tira de un año. Hacer algo más reducido me calza mejor para mantener el balance. Pero lo voy llevando bien, creo.

¿Qué podés adelantar del concepto del disco?

No puedo adelantar mucho, sí decirte que es un disco que parte de lo conceptual desde una rama del esoterismo.

Hablemos un poco de “Las Flores”, ¿te esperabas el crecimiento?

Lo hice en casa y tenía esa melodía que grabé en mi cuarto. Cuando empecé a armarlo me gustaba el espíritu cumbiero medio rioplatense, uruguayo. Terminé la canción acá, la grabé en el teléfono, la volví a escuchar y no tenía muchas certezas, pero sí sabía que estaba disfrutando mucho cantarla y escucharla. Y la tenía en guitarrita. Ahí vi que había una canción con mucho potenical, la volví a compartir en mi grupo de amigos del a música y a todos les parecía que pegaba, movía. Estábamos un día en Sony en la discográfica, la muestro y siento cómo todos en la habitación se miran diciendo “Está buenísimo”. Te da la pauta de que solo necesitás cantar un poco y tener un apoyo para darte cuenta si hay algo que sentís que emociona o cautiva. 

En esa reunión, les conté que flasheaba hacerla con los decadentes. Se cagaron de risa, no porque no les gustaba, sino porque estábamos flasheando. La sensación era que son un tipo de artista no asociado a lo que hago o mi universo, pero me re bancaron. Así que empecé el trabajo de conectarme con ellos, y todo se lo debo a Juanchi Valeirón, amigo mío líder de Los Pericos. Juanchi escuchó la canción y mi intención y me dijo que tocaba con ellos para que se los proponga. Ahí se las mostré, un sábado. El martes ya estábamos compartiendo las pistas para que graben. Así que imaginate mi alegría. 

La canción para mí fue un suceso. Mucha gente la eligió para disfrutarla y siento que va a quedar presente en las épocas, los veranos. La gente la compartió y la sigue compartiendo un montón.

Así como te acercaste a ellos, le tocó a Coti después…

Sí, y bueno es confiar un poco. Animarse. Si se puede, yo tengo la suerte y tengo amigos que creen en mi música y te dicen: “Yo te conecto”. Igual, lo que te decía, yo podía haber ido con Bob Dylan al Gran Rex, pero si la canción no les gustaba, Los Decadentes no iban a hacer el tema conmigo. Lo importante es que te guste la canción, que te dé alegría.

Hablando de canciones que te gustan, ¿cuál es tu canción preferida?

Ahora es “Magnetismo”, porque es la nueva. La que siento que más disfruto cantar ahora. “Vámonos” también es muy especial y me gusta mucho cantarla, te puedo decir esas dos. 

¿Cómo componés?

Es una mezcla de inspiración, de trabajar, de sentir que te tiene que encontrar laburando la inspiración. Las pequeñas ideas que bajan están buenísimas y son válidas, pero hay que laburar. La inspiración es una linda sensación, pero me gusta más trabajar con la inspiración. Siento que es lo que hay que hacer, es como mi forma y mi modesta sugerencia. Trabajo, me siento, escucho, hago y me junto con amigos, abro por un lado, abro por el otro.