Es la primera banda de rock en lanzar un video en la plataforma de streaming.

Babasónicos y Spotify cerraron un acuerdo inédito para el estreno del primer video vertical de una banda de rock de Argentina. La banda escogió “La pregunta”, primer sencillo de su próximo álbum, Discutible, que saldrá el 12 de octubre.

El video vertical de “La pregunta” –ya habían presentado su video oficial en YouTube– es una grabación en vivo del show en el estadio Obras, el pasado 10 de agosto. Fue dirigido por Juan Cabral, director también del video oficial.

“¿Quién está dispuesto a luchar por lo que no vale nada? ¡Cuál sería la gracia!”, dicen los Babasónicos en “La pregunta”. Es una canción minimalista que a primera impresión no tiene el sonido de un hit radial, sino más bien el de la construcción de un nuevo estilo. 

A lo largo de toda su carrera, Babasónicos manifestó su deseo de hacer un álbum bailable, llegando al epítome del género con Romantisísmico, lanzado hace 5 años. La llegada a la meta produce vacíos y dudas; y en ese marco, editaron Impuesto de fe (2016) y Repuesto de fe (2017), discos grabados en vivo, desnudos y frágiles, que no tienen el barroquismo que la banda acostumbraba presumir. “La pregunta”, entonces, es el primer track inédito del grupo después de Inflame, un recopilatorio de lados B editado en diciembre de 2016.

Con “La pregunta”, Babasónicos, que nunca le temió al cambio, vuelve a girar el timón: un blend minimalista con el bajo de Tuta Torres al frente, que muy lenta y cuidadosamente va mutando hacia los sintetizadores ochentosos.

La filosofía se caracteriza por la incertidumbre constante y la letra de la canción se basa en la búsqueda ávida de respuestas: “¿Quién está dispuesto a morir? ¿Quién está dispuesto a matar?”.

Por supuesto, los versos de Adrián Dárgelos no dejan vacante la crítica a la industria cultural reinante: “El tiempo es curioso, como aquel jurado de ese show de baile que todos pretenden ganar o participar, donde se muestra gente al borde” o “No se puede solo desatar el nudo con un estribillo pop, que lo repetís hasta que lo pueden cantar un conjunto de orangutanes”.