Tras debutar en Argentina con dos Niceto sold out, los gemelos españoles adelantan que editarán un álbum en conjunto, y hablan sobre su relación con el dinero, el freestyle, el boom bap y la necesidad de trascender con su música.

“Somos más los abanderados del rap. Ahora mismo está todo demasiado mezclado pero somos defensores del rap purista. Cuidamos muchos las letras y como se dicen”, aclaró enseguida Prok cuando se les pregunta por el trap. Su hermano gemelo Ayax asiente con la cabeza. El dúo visitó por primera vez el país a mediados de marzo para dar dos shows sold out en Niceto Club. “Sabíamos que nos iba a ir bien en Buenos Aires, hace años que nos mandan mensajes. Nos estaban esperando”, dijo Ayax.

Desde que Prok lanzó el single “Fresas con nata”, que cuenta con un sample de “No me toquen ese vals”, un tango de Julio Jaramillo, los nacidos en Granada aumentaron sus base de fans argentinos. “Elegí ese pedacito que tiene un tono romántico, casi melancólico, típico de un poeta. No esperaba que pegue tanto pero creó un aura potente”, cuenta Prok.

Aunque figuren como dúo tanto en shows como en Spotify o su canal de YouTube, los hermanos tienen álbumes separados. “Nos hacemos los apoyos en vivo pero las canciones son individuales. Igualmente queremos editar un álbum en conjunto”, disparó Ayax. “Vamos a tener que ceder para disfrutarlo”, completó Prok.

De familia de clase baja, se pasaron la infancia vagando por las calles al mismo tiempo que sus padres -dos intelectuales- les enseñaron sobre literatura y cine. “El que nos conoce sabe que nos suda la polla el dinero. De pequeño fue así, éramos pobres, y ahora que tengo un poco de dinero sigue siendo igual”, explica Prok y agrega: “De hecho no consigo ahorrar porque lo único que hago es invitar amigos. A nosotros nos llena poder trascender con nuestras canciones”. A cada frase que dice uno, el otro puede completarla como si fueran la misma persona. “El dinero es necesario para cubrir necesidades nada más. Para nosotros, que sabemos que es la pobreza y que hemos visto como desahuciaban a nuestro padre, vivir de esto es una bendición, y más todavía cuando nuestra familia trabaja con nosotros”.

Sus shows en Niceto Club fueron presenciados por algunas de los raperos más importantes de la escena urbana argentina, que en parte, nacieron del freestyle de plazas, como: Duki, Wos, Catriel, Paco Amoroso y Acru. Lo que sirvió de legitimación al gran debut del dúo en Buenos Aires.

En Argentina la escena del rap y trap tuvo mucho impulso gracias al freestyle, ¿cómo se llevan ustedes con las batallas?

Prok: A nosotros nos parece medio infantil la batalla, no nos llena. Yo me tiro hacer eso y a los pocos días lo domino y me aburro. Nosotros grabamos letras muy trabajadas. No me siento lleno con la improvisación de las batallas. Está claro que los tíos tienen ingenio. Yo me considero un intelectual, no puedo estar diez años insultándome con gente, yo necesito poder trascender con lo que hago. Tampoco usamos bases de 808 porque te obligan a escribir algo más simple. En un boom bap me da para desarrollar algo más profundo, con una temática.

Ayax: A nosotros nos parece mucho más interesante un freestyle libre, que uno donde se le dice al otro que es más tonto o lo que sea. Eso nos parece muy pobre. En concierto nos gusta improvisar y lo hacemos pero el concepto de batallar nos parece infantil. Si sabemos valorar cuando un tío improvisa bien y lo hace con sentido, buscando decir algo, con ingenio y rapidez. Ahí decimos “pero que guay, que velocidad”.

Entonces, ¿siempre tienen un mensaje profundo sus letras?

P: A veces hacemos canciones más duras, más hardcore… con una letra más callejera que no tiene mucha profundidad, es más directa. Pero hay mucho trabajo en la escritura aunque esté vacilando. No arrancamos a hacer letras primero, para nosotros es la base la que te dice que escribir.

A: Por eso nunca cambiamos un beat en el que hemos escrito porque pierde su esencia. La base y la letra son una, no pueden separarse. Muchos lo hacen y para nosotros eso es inconcebible. La mayoría es más flexible en ese sentido. Nos dimos cuenta que somos más personajes de lo que pensábamos.

¿Consideran que ser gemelos les brinda una ventaja a la hora de crear?

P: El hecho de ser gemelos no ha destacado un poco, nos brindó una competición sana entre nosotros y al mismo tiempo nos ayudamos mucho. Estamos mejor que alguien que trabaja en solitario. Nos gusta mostrarnos nuestros trabajos.

A: Somos nuestros mejores críticos. Y sabemos ayudarnos. Esta guay esto de ser gemelos y vivir rapeando. No hemos vivido otra cosa pero está chulo.