El cantante se fracturó el pie y tocó sentado sus dos shows en Las Vegas, y en el mismo trono que usó Dave Grohl el año pasado.

El fin de semana pasado, todos los ojos de Las Vegas estuvieron puestos en el regreso oficial de Guns N’ Roses después del show sorpresa que dieron en la misma ciudad unos días antes. Pero la música pasó a un segundo plano cuando Axl Rose apareció en el escenario con un yeso en su pie izquierdo. El cantante se fracturó el quinto metartasiano y debió hacer toda su performance sentado.

El caso más parecido fue el de Dave Grohl el año pasado, cuando debió completar su gira sentado en un trono tras caerse del escenario durante un show y fracturarse una pierna. Y en un movimiento rápido y generoso, el líder de Foo Fighters le cedió el imponente sillón a su colega para su show del sábado, también en Las Vegas.

A pesar de este contratiempo, los Guns completaron el recital repasando clásicos como Welcome To The Jungle, Sweet Childe O’ Mine y November Rain, y varios covers: Layla (Derek & The Dominos), Knockin’ On Heaven’s Door (Bob Dylan) y Wish You Were Here (Pink Floyd). Además, tocaron My Michelle con la participación especial de Sebastian Bach.

Axl Rose seguirá usando el yeso durante las próximas fechas de la gira, que incluirá uno de los platos fuertes del festival de Coachella el fin de semana que viene.