La artista noruega de 21 años entró a la grilla del Lollapalooza Argentina 2018 tras la baja de Tyler, The Creator. Pero debido a la suspensión del tercer día, no se pudo presentar en el país. Sin embargo, sí lo hizo en las ediciones de Chile y Brasil.

Tras la baja de Tyler, The Creator en el Lollapalooza Argentina, Aurora Aksnes −a.k.a. AURORA− fue elegida como reemplazo. Lejos de las rimas y los samples del rapero, la noruega está más cerca de ser una versión pop de Sigur Rós, lo que despertó algunas quejas, aunque también dio lugar a que la artista supiera de la existencia de un público en la Argentina.

Finalmente, Aurora no llegó a presentarse debido a la suspensión del tercer día del Lollapalooza local. Entonces, su cita con la audiencia argentina todavía está pendiente. “Es una razón para tener que volver −comentó−. Me dijeron que este público es igual o más cálido que en Brasil o en Chile. En Sudamérica hay mucha enegía”.

A sus 21 años, la noruega se levanta como uno de los nuevos pilares de la música de su país. Salvando algunas distancias musicales, se podría trazar un paralelismo con lo que está sucediendo en su país vecino, Suecia, con Zara Larsson. “Nuestra música está empezando a internacionalizarse. Por ejemplo, en este Lollapalooza había tres artistas noruegos en la grilla. Alan Walker, Kygo y yo. Fuimos todos juntos a jugar al bowling”, concluyó con una risa.

¿Por qué nunca hiciste ningún featuring?

– No sé. Ahora estoy terminando la música de mi segundo álbum y no surgió nada así. Estas canciones recorren muchas emociones y no pierden mi esencia minimalista, pero también me gusta lo épico. Solo espero que esta nueva música se sienta poderosa. Además, no me gusta hacer lo que se espera todo el tiempo; a veces, no hay nada más delicioso que el silencio. Necesitamos más silencio en este mundo porque hay demasiado ruido. Me gusta que la gente sienta cosas a través de mis canciones, generar emociones; y el silencio es parte de eso. Hago música para la gente que está sola o es tímida, para los que no saben cómo hablar sobre las emociones… esa gente es una gran inspiración para mí.

¿Cómo arrancás a componer?

– Uso protools, pero fue una coincidencia. Recomiendo a los que empiezan que usen Ableton o Logic. Generalmente grabo sonidos con mi teléfono y hago un loop de eso. Primero busco los sonidos y después el tempo. Luego aparecen las letras y la melodía, supongo que uno siempre sabe qué va a decir.

Con todo el tiempo que te ocupan las giras, los shows y las grabaciones, ¿tenés tiempo para vos?

– Siempre me hago un tiempo para mí, soy mi mejor amiga y me amo. Sé cuándo mi cuerpo me dice que necesito parar y tener mi espacio. Aprendí a no sentirme culpable por decirle “no” a un amigo para salir o lo que sea. Creo que es necesario poder hacerlo.

Tus canciones también hablan mucho del amor, ¿cómo te llevas con eso?

– El amor es esencial. Me enamoro de tantas cosas, todo el tiempo. Me encanta sentir que hay amor a mi alrededor. Pero no pongo las relaciones primero, no soy ese tipo de persona. Primero está la artista en mi vida. Ella es más importante para el mundo de lo que lo soy yo. Después vienen las relaciones o mi banda, quienes son mis mejores amigos. De esta manera no idealizo a las personas y encuentro un balance en mi vida. No tenemos que hacer mucho en la vida… en cuanto logremos no morir ya estamos siendo exitosos. La gente tiene muchas presiones de tener que hacer grandes cosas todos el tiempo, especialmente los jóvenes. Hay tanta exposición, que si no sienten que están siendo extraordinarios piensan que han fracasado. A veces lo único que necesitás es tener equilibrio, no es fácil.