“Estoy en Sevilla, refugiándome en mi música, en componer y escuchar artistas que he admirado toda mi vida”, dice el artista español.

La relación de América Latina y tu música parece estar más fuerte que nunca

Eso significa mucho para mí. Significa todo. Al fin y al cabo yo intento hacer música para poder hacer feliz a la gente de todo el mundo. Intentar llevar mi trabajo lo más lejos posible para mí es un honor y algo maravilloso. Yo siempre voy a decir que el primer país que me ha abierto el corazón y las puertas, que me ha dado un abrazo es Argentina. Tengo la suerte de poder contar con un genio, con un hermano que es Luciano Pereyra que me invitó a ir Vélez y cantar delante de 55 mil familiares míos y expone ahí lo que eres, tu música. Para mí eso fue un regalo, algo que no voy a olvidar en la vida. A Luciano le adoro, le tengo un especial cariño a él y a su familia, porque es increíble y que me hiciera vivir algo tan especial es algo único. El es uno de esos regalos maravillosos que la música me ha brindado.

En “Antídoto” pudiste encontrar esa canción de romance pero con un beat distinto que se acerca al reggaetón y al urbano.

Me gusta innovar, hacer cosas diferentes. Que mi música sea versátil y no se encasille en un solo género y que sea universal. Que todo el mundo se pueda sentir identificado con ella y refugiarse en ella. Eso es lo que busco siempre a la hora de componer y de elegir mis productores. Tengo la suerte de contar con grandísimos genios Mauricio Rengifo, Andrés Torres [productores de éxitos como “Despacito”] y Mango Navales. Intentaré siempre que me lo permita la música hacerla diferente y para todo el mundo, ir experimentando sin volverme loco y sin perder mi esencia que creo es lo más bonito de todo.

Has hecho mucho en pocos años. No se te ve como un artita nuevo cuando tenés la edad para serlo.

Bueno empecé a los 8 años con la música. Abarca toda mi vida y parece que fue ayer cuando empecé. Creo que al fin y al cabo lo tenido siempre muy claro y nunca me he dejado engañar por otra realidad en mida porque me ha tocado experimentar muchas situaciones distintas a lo largo de mi adolescencia. Siempre tuve claro que para mi la música es una vía de escape, y me ha salvado de muchas. La música es mi religión. No es solamente ponerme a tocar la guitarra y darle rienda suelta a mis palabras.  Al día de hoy no he encontrado nada que me haga sentir como la música.

Elegí una de las tres opciones para cuando tengas 50 años: empresario de la música; Ministro de Cultura de España, o encabezar una ONG humanitaria.

Bueno, creo que nos falta un buen Ministro de Cultura aquí en España, y unos buenos cuantos… Me veo trabajando de mi música de la mano de profesionales que me aporten muchas cosas y una buena discográfica como la que estoy Universal, que le agradezco todo el cariño que me brinda siempre en mi música y mis proyectos.

Preguntas que les hemos hecho a varios artistas. Durante la cuarentena, ¿qué no puede faltar en tu heladera?

Un segundo [va a ver la heladera]. ¡Caracoles! Soy un fanático de los caracoles, me lo han traído hoy recién llegados desde Córdoba y cuando termine este live me los voy a comer todos. Los caracoles tienen muchísimas proteínas y no engordan. En cuanto comidas, durante la semana como súper sano: ensaladas, pollo, pastas, arroz… intento cuidarme, hago batidos de frambuesa, arándanos, plátanos. También un batidito de proteínas. Luego llega el fin de semana y hay que pecar, entonces como hamburguesas, tomo vino.