La joven conductora venezolana de HTV convive entre las plataformas digitales y la televisión.

Con 26 años, y a través de la señal de Turner HTV, Anaís Castro se posiciona como una de las nuevas voces periodísticas de la música latina y el espectáculo. Si bien estudió Publicidad en Venezuela, su país natal, hace dos años y medio se mudó a Buenos Aires. Actualmente, sigue formándose en la carrera de Locución Integral en el ISER, a raíz de un consejo que recibió de la periodista venezolana Alejandra Oraa sobre la importancia de profesionalizarse constantemente y no dejar de estudiar. 

En el 2015 empezó su carrera profesional en HTV a través de un casting que la colocó en el lugar de la ‘Chica HTV’ y desde aquel entonces, la oportunidad le llegó para continuar en Argentina. Si bien cubría eventos en vivo tales como el Festival de Viña del Mar y carnavales regionales, en Buenos Aires se desenvolvió en el programa de entrevistas que tiene el canal bajo el nombre de ‘Pausa’ y actualmente conduce el programa ‘HTV recomienda’. También trabaja en TNT en eventos especiales vinculados al mundo del espectáculo. Y entre conducciones de festivales y coberturas, le llegó el momento de tomar el micrófono este año en los Premios HEAT, tanto para HTV como para TNT en simultáneo. “Fue uno de los momentos más hermosos de mi vida, no solo de mi carrera profesional”. 

Según Anais, el sueño de la ‘Chica HTV’ era llegar a los Premios HEAT. Y cuatro años más tarde, después de cubrir alfombras rojas y coberturas en backstage, la joven conductora llegó a la tarima HEAT. “En ese momento, no sentía nervios sino alegría, emoción y seguridad por lo que estaba haciendo. Estaba infinitamente agradecida. Me bajé de la tarima cuando terminó la transmisión y me fui a agradecerle al universo por ese preciso momento”. 

¿Qué te gustaría hacer en el futuro próximo?

– Me gustaría hacer radio, televisión y podcasts. Estoy pensando en algún momento continuar con un canal de Youtube. Quiero hacer un montón de cosas, aunque mi fuerte es la televisión porque es lo que más amo de todos los medios. Estoy tratando de crecer profesionalmente en Argentina ya que en el resto de Latinoamérica me he generado una reputación en los medios. Siento que este es el momento para empezar a hacer cosas en este país porque la industria de la comunicación y de la publicidad acá es una de las principales en toda Latinoamérica. 

¿Cómo vivís el cambio en los hábitos de consumo de la televisión?

– Muchos tienen la duda o el temor de que la televisión morirá. Para mí sólo se va a transformar. Mientras nos adaptemos comenzarán a surgir espacios para nuevos contenidos. La gente está buscando consumir cosas más reales y orgánicas que simplemente ver a un conductor lejano. Ahí te ayuda la conjugación de las plataformas digitales, porque te dan la oportunidad de crear libremente. Para mí, la televisión siempre va a ser el gran propulsor de los eventos en vivo y de los noticieros, por ejemplo.

Para la joven conductora, el respeto es la base de todo el trabajo. Tanto el artista como todo el equipo que está detrás de escena es esencial. “Cada una de las personas que está es parte de un mecanismo. Si no funcionan, no funciona ni siquiera el artista. Eso es lo lindo de estar dentro del show y ver cómo hay una cantidad de gente trabajando en el montaje, te hace valorar todo mucho más. Cada persona es un universo y el respeto tiene que estar”. Y en la misma línea, Castro define al periodista, no como aquel que debe mostrar los hechos tal como suceden y sin subjetividades, sino como “quien debe respetar las múltiples miradas”.