Es la hija de Kurt Cobain y Courtney Love, así que no iba a pasar mucho tiempo hasta que Frances Bean Cobain hiciera ruido. Pero tenemos que decir que no era lo que esperábamos.

En una nueva entrevista que dio, admite que no es fan de Nirvana. Y, algo más raro todavía, dice que prefiere a Oasis. “No me gusta mucho Nirvana. Que me disculpen los agentes de Universal, pero prefiero Mercury Rey, Oasis o Brian Jonestown Massacre”, dijo a la revista Rolling Stone. “No me interesa la escena del grunge, pero Territorial Pissing es una canción del carajo. Y Dumb… lloro cada vez que la escucho. Es una versión despojada de la percepción que Kurt tenía de sí mismo. De sí mismo con o sin drogas, sin creerse el título de ser ‘la voz de una generación’.”

En algún punto, que a Frances no le guste Nirvana tiene sentido: sería raro que alguien idealice a un padre que nunca conoció. “Me sentiría más rara si fuese fan”, dijo Cobain. “Tenía alrededor de quince años cuando me di cuenta de que él era ineludible. Aunque esté en un auto escuchado la radio, ahí está mi papá. Él es mayor que la vida. Y nuestra cultura está obsesionada con los músicos muertos. Amamos ponerlos en el pedestal. Si Kurt hubiera sido otro tipo cualquiera que abandonó a su familia en la manera más fea posible… pero no fue así. Él inspiró a la gente para que lo pusieran en el pedestal, para que lo convirtieran en San Kurt.”

Aunque Frances no sea una gran fanática de la música de su padre, aparentemente se le parece mucho. “Dave [Grohl], Krist [Novoselic] y Pat [Smear] vinieron a mi casa una vez, y cuando me vieron a mí, vieron a Kurt. Me miraron, y se notaba que estaban viendo un fantasma. Dave dijo: ‘Es muy parecida a Kurt’. Todos hablaban entre ellos, recordando viejas historias que escuché millones de veces. Yo estaba sentada en una silla, fumando, mirando hacia abajo, aburrida. Y ellos siguieron: ‘Estás haciendo exactamente lo que hubiera hecho tu papá’”.